Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un discutido penalti acaba igualando un discreto derbi canario leer

Quince mil personas asisten al embarque de la Virgen

Las veneradas imágenes de Nuestra Señora del Carmen y San Telmo recorrieron en procesión marítimo-terrestre las principales calles y costa de la ciudad turística en una tarde radiante y espléndida.
16/jul/03 18:41 PM
Edición impresa

Unas 15.000 personas presenciaron el embarque de la Virgen del Carmen y San Telmo en Puerto de la Cruz en el día grande de las Fiestas de Julio, que también se celebran en honor del Gran Poder de Dios. Ayer, todos los caminos conducían a la ciudad turística y desembocaban en su muelle pesquero atestado de gente de todos los lugares y condiciones para rendir culto a la Patrona de los hombres y mujeres de la mar. Una tarde soleada y radiante acompañó a esta gran manifestación de fervor popular y religioso, todo un regalo en una jornada que se las prometía un tanto gris. Como ya es tradición la procesión marítimo-terrestre fue precedida de una solemne función religiosa en la parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, con la asistencia de los alcaldes del Valle de La Orotava: Puerto de la Cruz, Marcos Brito; La Orotava, Isaac Valencia; y Los Realejos, Oswaldo Amaro; Reina de las Fiestas, Davinia Berenguer; y representaciones de las cofradías y hermandades de la ciudad.

A la llegada al muelle pesquero, las veneradas imágenes fueron recibidas en loor de multitudes en medio de aplausos, canciones y vítores. No faltaron los habituales piropos dedicados a la Virgen marinera, que para los extraños o poco conocedores de la idiosincrasia ranillera les pudiera resultar hasta chocantes y fuera de contexto. Sin embargo, es una forma peculiar de expresar el cariño hacia la Patrona y San Telmo, que zarandean y acurrucan en todo el trayecto terrestre para luego mimarla y cuidarla en el delicado proceso de embarque y traslado en la lancha "La Marina" en ida y vuelta por toda la costa portuense. Hubo canciones dedicadas y Chago Melián volvió a hacer gala de sus dotes artísticas en la interpretación del Ave María.

La Virgen del Carmen exhibió sus fanales de plata donados por la Agrupación Ranillera y lució su habitual manto claro y corona. En el muelle pesquero se dieron cita unas cincuenta embarcaciones.