Tenerife Norte

El Mago Merlín hace desaparecer el expediente X


15/ago/03 18:42 PM
Edición impresa

DE PEQUEÑO, disfrutábamos en pandilla haciendo un corro y acusándonos unos a otros de haber cometido un ingenuo e infantil robo. ¿Quién no recuerda lo de ""Pedro ha robado un pan en la casa de San Juan""? ""¿Quién, yo?"" ?respondía defendiéndose el inculpado. ""Sí, tú"" ?le acusaba el resto con inusitada inquina, ""Yo no he sido"", decía disculpándose el presunto ladrón. ""Entonces, ¿quién?"". ""Luis"", respondía el acusado convencido de estar ya libre de culpa. Se iniciaba, a partir de entonces, un nuevo proceso acusatorio que acababa siempre con el mismo infructuoso resultado.

Poco podía imaginar que pasados ya algunos años desde que puse fin a esos juegos de infancia, los mismos recalarían en mi memoria como consecuencia de un robo que no era ya ni infantil ni ingenuo ni perpetrado en casa de santo alguno. Esta vez los hechos sucedían en el mismísimo Ayuntamiento de La Orotava, y nadie sustrajo un pan, sino nada más y nada menos que el Expediente de Licencia de primera ocupación de Leroy Merlín, un expediente que junto a otros compañeros de la oposición, yo había solicitado de forma reiterada.

El proceso es fácil de explicar. El jueves, 7 de agosto, el grupo PSOE-I.U.C. pide el expediente, los funcionarios se ponen a buscarlo, pero no aparece... ¿Y el secretario? Está de vacaciones... Paciencia Fran, me digo, y a esperar, que nada indica que el expediente ""viaje solo"". El viernes el expediente sigue sin aparecer y la secretaria accidental se encuentra enferma... (¡Injusto destino el que persigue a la oposición!). A las 2 de la tarde ya el asunto está resuelto, se lo juro, no es que el expediente hubiera aparecido, pero me aseguran que el lunes a las 8:30 h. de la mañana aparecerá y podré contemplar el preciado tesoro documental. Al porqué existía la seguridad de que el lunes aparecería no les puedo dar respuesta, pero a mí, como reza la canción ""Me lo dijo Adela"" (la secretaria accidental). Luego supe (pero ya era tarde), que a las 2:30 del viernes se había obrado el milagro, pero nadie me hizo partícipe de la buena nueva. Total, no pasa nada, por esperar dos días...

Llegó el lunes. La oposición iba a poder ver por fin el documento solicitado, confieso que la emoción me embargaba, pues en nuestro Ayuntamiento esto no ocurre todos los días... pero, ¡mi gozo en un pozo!, la secretaria está en la Policía, me dicen y ya esto empieza a no gustarme... Junto a otros compañeros bajé a Comisaría, pero enseguida me tranquilicé, nada malo podía estar pasando, no había caras largas ni síntomas de haber ocurrido ninguna desgracia, sin embargo, la incertidumbre me estaba matando... Llegó la secretaria, con las ""manos libres"", (¿dónde dejó el expediente? ?dije para mis adentros) y nos lo dice sin anestesia previa:

""El expediente desapareció, lo robaron, chicos, eso sí, tranquilos que ya lo denuncié"".

Pero, ¿quién, con un mínimo de responsabilidad social y política podía quedarse tranquilo ante hechos tan graves? Alguien, y no era un juego, había robado, y no precisamente un pan, en el Ayuntamiento de D. Isaac... ""Yo no he sido"" era la consigna repetida por todos. ¿Y entonces quién? Me pregunto yo, haciéndome eco de las dudas que asaltan a gran parte de los ciudadanos de La Orotava.

Por desgracia, no podré asistir en la mañana del jueves a la inauguración de la Escultura de la Princesa Dácil, me habría gustado estar allí y después de que despojada de su capuchón, superara la asfixia y tomara aire, me acercaría gustoso para explicarle el significado y la simbología de las banderas que ondean por sus alrededores. Seguramente ella, que ya ha sufrido en sus propias carnes, perdón, bronce, el oscurantismo característico de ATI/CC coincidiría conmigo en suprimir las banderas actuales y en hacer ondear como únicas banderas las de la transparencia, la claridad, la participación y la del respeto a la legalidad. ¿Sería mucho pedir? Ah, y además, es gratis...

Confío en que la investigación policial en curso pueda arrojar algo de luz sobre este asunto, pero desde luego, lo que no se podrá borrar jamás son las sombras, las sospechas y el descrédito que se han cernido sobre nuestro Ayuntamiento a causa de la negligente actuación del grupo de gobierno de ATI.

Como representante público, y en mi calidad de concejal de la oposición, siento una enorme vergüenza por lo ocurrido, y he tenido que apelar al recurso de la ironía como vía para escapar de aplicar los calificativos malsonantes que actuaciones como ésta se merecen. Pero como mi estilo es otro, seguiré fiel al mismo, denunciando con un carácter gentil y amable en las formas, pero drástico y contundente en la toma de decisiones, cuantas actuaciones de este tipo se lleven a cabo, aunque haya otros, como el señor Dóniz, que entiendan esto como algo habitual en éste y otros Ayuntamientos o quien prefiera excusarse en el silencio y no dar la cara, pese a ser el máximo representante político del municipio como el señor alcalde, D. Isaac Valencia.

Yo sigo creyendo en la democracia, en la pluralidad política y en la libertad, aunque, bajo la advocación de un expediente, nos hayan robado un trocito de las mismas.

* Concejal del Grupo PSOE-I.U.C.

en La Orotava