Tenerife Norte
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Gobierno y sindicatos acuerdan derogar partes de la reforma laboral sin apoyo de la CEOE leer

El Norte de Tenerife está vivo. Basta de lamentos


5/nov/03 18:45 PM
Edición impresa

HACE MÁS DE UNA DÉCADA, tal vez dos, que estamos hablando de la mal llamada "Crisis del Norte". Unos lo han hecho con análisis frío y objetivo de la situación; otros han aprovechado la coyuntura para montar estrategias políticas sectarias y catastrofistas, las cuales, con la peor intención posible, iban encaminadas, no a buscar soluciones, sino que por el contrario sólo pretendían irradiar un ambiente de pesimismo y crítica destructiva. Denunciaban, se quejaban y lamentaban, pero nunca aportaron soluciones positivas y constructivas. Hoy, diez años después, los unos y los otros sólo han contribuido a que muchas iniciativas privadas cambiaran de orientación geográfica, habiendo un claro y excesivo desplazamiento y desvío inversor del Norte al Sur de la isla.

Nadie invierte en pesimismo, lamento y flagelación permanente, pero ¡qué pronto se nos olvidan las cosas! Así, basta hacer un breve repaso a la hemeroteca de los últimos años para comprobar que muchos de los que hoy hablan de planes de competitividad para el norte nunca apostaron de forma contundente y decidida por el Plan Insular de Revitalización de ese mismo norte. ¿Por qué? No sería políticamente correcto, lo más probable. A veces, los intereses partidistas imperan sobre el interés general. ¡Qué triste! Así nos ha ido.

La crisis del norte es ya un tópico obsoleto y desfasado en el tiempo, ahora tenemos que ponernos a trabajar, a mancomunar esfuerzos de forma natural y racional, para que así, entre todos, hombres y mujeres del norte de Tenerife, sin lamentos ni flagelaciones innecesarias, volvamos a creer en nuestra tierra, la nuestra, la de nuestros padres y la misma que dejaremos a nuestros hijos. No hagamos más planes, ya tenemos bastantes, ahora toca poner en marcha e impulsar los que ya hay creados.

El Valle de La Orotava y la comarca natural de Daute tienen suficiente riqueza turística, comercial, agrícola y ganadera para que en pocos años esta zona de la isla se vuelva a convertir en un ilusionante polo de atracción económico e inversor y, por consiguiente, en tierra de oportunidades para nuestros hijos.

Desde el Gobierno de Canarias y el Cabildo Insular de Tenerife, instituciones y pilares básicos de desarrollo económico sostenible para el norte de Tenerife, se vienen haciendo grandes esfuerzos inversores, sobre todo en infraestructuras viarias y de saneamiento. Ahora toca mejorar la calidad de vida de los norteños. El Hospital ¡ya! No es una exigencia, es una necesidad. El cierre del anillo insular ¡ya! No es comodidad, es otra necesidad. Equilibremos la isla, no sólo por los que vivimos en el norte, también por los que viven en el sur, este sur que pronto será incapaz de soportar un crecimiento demográfico desmedido e incontrolado, que acabará matando a la gallina de los huevos de oro y después, ¿qué haremos? Posiblemente será tarde, planifiquemos el norte para descongestionar el sur, es otra necesidad.

Los hombres y mujeres del norte de Tenerife, a lo largo de la historia hemos sido capaces de superar situaciones trágicas, de hambruna y hasta de exterminio, y aquí seguimos. Por eso, desde mi humilde opinión, quiero enviar un mensaje de esperanza a todos los norteños, porque estoy seguro de que con las directrices que se están marcando, que son buenas, serias y responsables, tendremos una primera década de este tercer milenio que nos ha tocado vivir, que vendrá marcada por claros índices de progreso y estabilidad social y económica para nuestra tierra. Ahora, eso sí, basta de lamentos, ahora toca trabajar.

* Secretario general de CC La Orotava