Tenerife Norte

El PSOE portuense pide un reconocimiento institucional a las asociaciones vecinales


EL DÍA, Puerto de la Cruz
6/nov/03 18:45 PM
Edición impresa

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz ha registrado una propuesta en la que solicita un reconocimiento institucional a las asociaciones de vecinos con motivo del 25 aniversario del nacimiento de este movimiento ciudadano.

La proposición de la representación institucional del PSC-PSOE plantea un reconocimiento del papel de estas entidades portuenses que sirva, a su vez, para estimular el esfuerzo aludido.

Punta Brava, San Felipe-El Tejar, San Antonio, La Vera, Las Dehesas, La Peñita-Mequínez, El Durazno, San Nicolás, Malpaís, El Tope, Calle Nueva y Casco-Punta del viento acogen, en la actualidad, organizaciones vecinales, algunas de ellas dotadas con locales recuperados o facilitados durante el municipalismo democrático, y se aglutinan en torno a la Federación Portuense de Asociaciones Vecinales (FPAV).

El texto de la iniciativa, elaborado y suscrito por Salvador García Llanos, ex alcalde del municipio, hace una síntesis histórica del papel de estas entidades y de su evolución en el devenir democrático de este país.

"Un papel reivindicativo, primero; un ensayo de participación social, después; y en el fondo, unas auténticas escuelas de democracia", escribe García, que sintetiza de esa forma la primera vertebración vecinal y destaca la contribución del asociacionismo vecinal a la convivencia social y al municipalismo.

El presidente del Grupo Socialista, Salvador García, señala, entre otras cosas, en la defensa de su iniciativa que "interpreto que las entidades vecinales representan claras potencialidades del espacio que las asociaciones deben ocupar, esto es, aquel que sea identificable con el vecino, donde nadie se sienta extraño o ajeno, donde se cultive la convivencia y donde se vaya construyendo, gradualmente, un mundo de relaciones y cooperación".

El edil portuense apunta que "es importante el esfuerzo que las asociaciones deben hacer de resituación a la cambiante realidad social. Diariamente, afloran nuevas materias y los vecinos deben intentar incrementar su capacidad de respuesta, sus señas de identidad social y cultural a través del fomento de relaciones más solidarias, cultivando y enriqueciendo la convivencia e incluso incidiendo en las nuevas técnicas de comunicación".