Tenerife Norte

La vida en viñetas

El convento de Santo Domingo, en La Orotava, acoge hasta el 22 de este mes una atractiva exposición sobre la historia de los cómics, refugio de ocio y conocimiento para muchos niños, jóvenes y adultos de todo el planeta que han querido en el último siglo evadirse o entender un poco más la realidad.
Á. MORALES, La Orotava
12/nov/03 18:45 PM
Edición impresa

Á. MORALES, La Orotava

Los hay que se convirtieron en fanáticos coleccionistas, otros que simplemente fueron ávidos lectores temporales y también están los que, de vez en cuando, recurrían a sus historias para reírse, ponerse en la piel de los héroes, enriquecer su imaginación y escapar del tedio y hasta de oscuros tiempos. Algunos se hicieron escritores o dibujantes por su influencia, otros acabaron despreciándolos con las nuevas alternativas de ocio y los hay que siguen disfrutando como la primera vez. Lo que resulta muy difícil es encontrarse con alguien que no haya tenido en sus manos alguna vez un cómic.

Sea uno u otro caso, los interesados en la historia de los tebeos tienen hasta el próximo 22 de este mes una excelente ocasión en La Orotava para recordar su infancia y juventud con personajes ya míticos, gracias a la exposición organizada por la compañía Prop-Art en colaboración con el ayuntamiento. Una muestra que se exhibe de lunes a sábados en una de las salas del convento de Santo Domingo y que realiza un repaso de los comienzos del género en Estados Unidos, hace ahora un siglo, hasta las tendencias más actuales, pasando por las características más políticas y profundas en Europa y los contrastes entre la tétrica España franquista y la democracia.

La exposición tuvo como em-brión la decoración que la compañía hizo hace años de los escaparates de un comercio local, alusiva a este mundo mágico. Aunque de forma breve y parcial por las preferencias de sus autores, pretende resumir el deambular histórico del género mediante 26 paneles informativos con ilustraciones de personajes, ejemplares de múltiples cómics, libros y coleccionables de periódicos.

De Superman a Zipi Zape, de Chispita a Makinavaja, de Wonder Woman a Coyote, la muestra incluye infinidad de iconos del pasado que fueron referentes para muchas personas que aún hoy se estremecen un poco al evocarlos.