Tenerife Norte

UDIS censura el continuo rechazo de AISU a sus propuestas


EL DÍA, Santa Úrsula
16/dic/03 18:47 PM
Edición impresa

EL DÍA, Santa Úrsula

El portavoz de la Unión Democrática Independiente de Santa Úrsula (UDIS), Rogelio Luis, se muestra muy contrariado con el continuo rechazo a sus propuestas por parte del gobierno local (AISU). El edil recuerda que en el último pleno presentaron cuatro mociones que fueron desechadas sin argumentos convincentes.

Una de las iniciativas planteaba la modificación parcial del escudo del municipio, de manera que la corona Real abierta que aparece fuera sustituida por una cerrada en reconocimiento a la defensa de Juan Carlos I de la democracia, especialmente en la noche del 23 de febrero de 1981. La propuesta quería resaltar también los 25 años de democracia con diversas conferencias y charlas, pero se topó con el voto contrario de AISU.

UDIS también propuso que se creara un consejo sectorial de comercio en la localidad, entidad que integrarían los empresarios del municipio, los partidos, asociaciones de vecinos, de consumidores, Ampas y otros colectivos. Su finalidad sería unir a las pymes locales ante la competencia de las grandes superficies. La iniciativa, además, insistía en la necesidad de una zona industrial en el nuevo Plan General y la promoción de productos típicos con una imagen propia. A Rogelio Luis no sólo le preocupa que se rechazase esta idea, sino que critica que AISU convocara de forma urgente una reunión con los empresarios.

Asimismo, censura que se despreciara su iniciativa de que el ayuntamiento ayude a los mayores que se benefician del servicio de teleasistencia con el pago de parte de la cuota mensual que fija Telefónica. Luis no comprende cómo un consistorio que obtuvo 1,8 millones de euros de superávit en 2002 no colabora con este colectivo.

La última propuesta rechazada solicitaba la puesta en marcha de aulas de nuevas tecnologías en Tosca de Ana María, El Farrobillo, Cuesta de la Villa y La Corujera. La moción trataba de compensar a los vecinos de estas zonas que, por la falta de transporte o por otras causas, no pudieron beneficiarse de las clases de informática ofertadas por la Mancomunidad del Norte en el casco.