Santa Cruz de Tenerife

Los Realejos: aire, tierra, agua y fuegos

El municipio se promociona como un destino para vivir experiencias como el senderismo o las carreras de montaña, el surf, el parapente o la tradición de las cruces y fuegos de mayo.
Raúl Sánchez
21/abr/17 6:17 AM
Edición impresa
Caminar o correr por espacios naturales, una imagen de las posibilidades que ofrece Los Realejos al turismo./R.S.

Los Realejos promete grandes experiencias con los cuatro elementos de la naturaleza: aire, tierra, agua y fuego. Este municipio del Norte de Tenerife emprendió en el mandato anterior el reto de captar visitantes interesados en disfrutar del senderismo o las carreras de montaña en sus espacios naturales (tierra); cabalgar sobre las olas de la playa de El Socorro (agua); volar en parapente sobre el Valle de La Orotava (aire), o emocionarse con tradiciones tan arraigadas como el día de las cruces y los fuegos de mayo, cuando los vecinos hacen posible una de las mayores exhibiciones pirotécnicas de Europa (fuego).

El Ayuntamiento de Los Realejos organizó ayer una ruta para divulgar los encantos de su campaña Four Experience, que se basa en cuatro experiencias que esta localidad puede ofertar con unos atractivos únicos.

La playa de El Socorro es uno de los principales destinos de Canarias para la práctica del surf y del bodyboard. Sus olas permiten el funcionamiento estable de una escuela de surf y cada año hacen posible competiciones de ámbito regional y nacional. En 2017, el reto es acoger una prueba puntuable para el campeonato europeo de surf.

La Ruta 040 es la de mayor desnivel de España. Parte de la playa del Socorro, a una cota de cero metros sobre el nivel del mar, y termina en el pico del Teide, a 3.718 metros de altitud. Un camino de 27 kilómetros (ida y vuelta) que se ha recorrido en un tiempo récord de seis horas y 36 minutos. Rambla de Castro o Campeches, Tigaiga y Ruiz son otros espacios naturales que albergan senderos ideales para disfrutar del paisaje despacito o a la carrera.

La pista de despegue de parapentes de La Corona, operativa más de 200 días al año, y las zonas de aterrizaje de El Socorro y la finca El Quinto también convierten a Los Realejos en un destino de renombre europeo para la práctica del parapente. Cuando en el resto de Europa no se puede volar, en Los Realejos casi siempre es posible.

Pero, sin duda, la experiencia más puramente realejera se repite cada día 3 de mayo. La fiesta de las cruces y fuegos, el pique de las calles de El Sol y El Medio, es un reclamo único. Esta fiesta de interés turístico nacional permite contemplar más de 300 cruces decoradas con flores y una exhibición de fuegos artificiales que dura casi tres horas y que financian, euro a euro, los vecinos de estas calles emblemáticas.

Los ediles del gobierno realejero recordaron ayer que hasta este domingo día 23 de abril se admiten inscripciones en el sorteo de hasta 20 experiencias para vivir en Los Realejos. Solo es necesario rellenar un formulario en la página de Facebook de la Concejalía de Turismo "Los Realejos con los cinco sentidos" para optar a premios como cinco vuelos en parapente biplaza, cinco cursos de surf en El Socorro, cinco rutas guiadas para dos personas por Rambla de Castro, con almuerzo al término de la visita, y cinco alojamientos para dos personas en la localidad con traslado al centro de la festividad de Cruces y Fuegos de Mayo en la noche del día 3 de mayo.

Los ganadores se conocerán el próximo martes 25 de abril.

Cabalgar sobre las olas del Atlántico

La playa de El Socorro es un lugar emblemático para la práctica del surf y del bodyboard. Sus olas son conocidas por surferos de toda Europa y el consistorio las usa como reclamo turístico./ r.s.

Caminar o correr por espacios naturales

Los espacios naturales de Los Realejos están surcados por senderos y pistas por las que caminar o correr. La Ruta 040 es la de mayor desnivel de España: pasa de 0 a 3.718 metros./ r.s.

Disfrutar de las tradiciones más arraigadas

La cuenta atrás está en marcha en Los Realejos: el 3 de mayo se celebra la fiesta de Cruces y Fuegos, la tradición local más arraigada y una de las mayores exhibiciones pirotécnicas de Europa./ á.h.