La Palma

El movimiento ecologista de la Isla, en peligro de extinción

Diversos los colectivos sociales de defensa ambiental han confirmado a EL DÍA que en la actualidad "la representatividad es nula y existen grupos, como Asamblea Irichen, que casi han desaparecido".

EL DÍA, Los Llanos de Aridane
16/feb/02 21:30 PM
Edición impresa
EL DÍA, Los Llanos de Aridane

Los colectivos ecologistas de la isla de La Palma viven en la actualidad uno de los peores momentos que se recuerdan desde hace muchos años, desde el punto de vista organizativo y reivindicativo. Así lo demuestra la falta de representatividad y la práctica desaparición de algunos grupos organizados, como es el caso de Asamblea Irichen, reconocidos históricamente como defensores del medio ambiente, vigilando cualquier tipo de agresión al territorio insular.

Según han confirmado a EL DÍA diversas fuentes ecologistas de la Isla, "a día de hoy, el movimiento social en defensa del medio ambiente se encuentra en peligro de extinción, llegando a hasta el punto de que la situación de estos colectivos ha derivado a una mera presencia testimonial en los últimos años, que se ha agudizado en la etapa más reciente".

En ese sentido, las mismas fuentes afirman que "el principal factor que ha influido en la actual situación de los colectivos ecologistas se refiere al relevo generacional, que no se ha producido y que resulta bastante complejo al tratarse de una actividad desinteresada, altruista y de constante conflicto social ".

A esto de une "la falta de respuesta institucional a ciertas actuaciones que han motivado una importante respuesta social y la propia discrepancia generada en algunos casos con respecto al tratamiento que se ha ofertado a ciertas cuestiones de gran carga ambiental".

Así, ante tales circunstancias, las fuentes consultadas por este rotativo entienden que "la apatía mostrada por los colectivos sociales, en un momento de pleno debate turístico, urbanístico y territorial, ha sido la pauta general en los últimos meses, lo que ha evitado un mayor protagonismo de la sociedad en estas cuestiones".

Al respecto, "los miembros que representan a estos colectivos en órganos como los patronatos de Espacios Naturales o el del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente se mantienen, aunque son muy pocos los asuntos que se trasladan a la opinión pública o que luego se analizan el seno del movimiento ecologista".