La Palma

El mal funcionamiento de la depuradora capitalina sigue generando malos olores

El alcalde cifra en más de 2,4 millones de euros la inversión que hace falta para reparar la instalación. Además, afirma que es preciso que tanto el Consejo Insular de Aguas como la Consejería de Obras Públicas se involucren para resolver este problema que afecta a numerosos vecinos.

EL DÍA, S/C de La Palma
13/mar/02 21:52 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de La Palma

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Carlos Cabrera, anunció en un pleno reciente de la Corporación que la depuradora de aguas residuales del municipio, situada en la zona de Maldonado, sigue funcionando mal y que hace falta una inversión de más de 2,4 millones de euros (más de 400 millones de pesetas ) para arreglarla con el fin de evitar los vertidos al mar y que siga generando malos olores que afectan a numerosos vecinos.

De este modo, respondió el primer edil a una queja realizada por el portavoz de CC denunciando malos olores en el lugar. Además, le recordó que precisamente como consecuencia de las deficiencias de ejecución que presenta la depuradora, el Ayuntamiento todavía no la ha recibido pese a que es una obra que la Consejería de Obras Públicas ejecutó ya hace algunos años.

Cabrera sugirió al edil nacionalista que se dirigiera tanto al Consejo Insular de Aguas como a la propia Consejería para demandar una actuación urgente porque "de lo contrario el problema continuará".

El Ayuntamiento está dispuesto a colaborar en la resolución del problema, pero el alcalde insistió en que es imprescindible que ambas administraciones se "mojen" porque es un asunto de su competencia.

El edil recordó que la situación tiene su gravedad, ya que se han producido algunos vertidos al mar que han sido denunciados y "no parece lógico que si nosotros vertimos al mar porque la obra está mal, encima tengamos que pagar una multa cuando en Tazacorte se vierten, día tras día, aguas fecales y luego hay inversiones millonarias para obras". El Consistorio no descarta solicitar, a través de una junta de portavoces, la intervención urgente de la Consejería para acabar con los vertidos y malos olores.