La Palma

El Cabildo acomete la reforma de los templos de San José y la Encarnación

Esta actuación, cuyo coste supera los 700.000 euros, se enmarca en un proyecto que la Institución insular ha venido desarrollando en los últimos años, con ejemplos como la iglesia de San Juan, de Puntallana; la ermita de San Vicente Ferrer, en la capital, y la parroquia de San Mauro.

EL DÍA, S/C de La Palma
23/may/03 7:41 AM
Edición impresa

El Cabildo insular invertirá más de 700.000 euros en la restauración integral de la antigua iglesia del barrio de San José, en el municipio de Breña Baja, y en la rehabilitación de las cubiertas de la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación, en Santa Cruz de La Palma. Los proyectos de ambas obras se encuentran ya en el departamento de contratación y saldrán a licitación en los próximos días.

La consejera insular de Educación y Cultura, María Rosaura Acosta, manifestó que estas dos actuaciones "constituyen un paso más en la importante tarea de recuperación de los templos de mayor valor patrimonial con que cuenta la Isla".

El proyecto de rehabilitación de las cubiertas de la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación cuenta con un presupuesto de 423.413 euros y se enmarca en el Plan Director de la iglesia, realizado por el Cabildo. Se trata de uno de los templos más antiguos de la Isla y uno de los mejores ejemplos de lo que fueron los comienzos de la arquitectura religiosa en Canarias.

Pese a su buen estado aparente, el edificio presenta serias deficiencias de conservación, según el estudio técnico realizado. La madera de las cubiertas se ve afectada por procesos patológicos de origen ambiental (con un alto grado de humedad), biológico (por la acción de insectos y hongos xilófagos) y mecánicos (a causa de la propia intervención humana).

El proyecto contempla la rehabilitación y reparación integral de las cubiertas, con aumento de su capacidad aislante, mejoras térmicas y de ventilación.

Respecto a la antigua iglesia de San José, está previsto invertir en su recuperación una partida de 280.943 euros. En este caso, la intervención viene motivada tanto por la pérdida de protagonismo del templo en el contexto urbano como por el avanzado estado de deterioro que el mismo presenta, principalmente acusado por su abandono y falta de uso.

El edificio data de mediados del siglo XVI y responde a la tipología de la iglesia canaria. En un principio, su emplazamiento respondió al cauce del barranco y el antiguo camino real. Actualmente, sin embargo, el inmueble se encuentra totalmente fuera del nuevo tejido urbano a causa del trazado viario y la cota de suelo en la que se ubica el templo.

La intervención prevista intenta integrar funcional y definitivamente el inmueble en la vida comunitaria del vecindario, mejorando y fomentando su uso y potenciando a la vez los valores históricos del edificio. Además, se intentará recuperar y adecuar los espacios libres existentes.

En cuanto a la conservación del edificio propiamente dicha, el mal estado de la carpintería resulta generalizado en todos sus elementos. La cantería que marca las distintas naves interiores, formando arcos sobre columnas, se encuentra gravemente alterada. Los pavimentos se hallan en avanzado estado de deterioro y las paredes y muros muestran varias fisuras y zonas con humedad. Por último, la sacristía, añadida en época reciente, rompe el estilo arquitectónico de la edificación original.