La Palma

El Gobierno aprueba el Plan Director de la Reserva Natural de Guelguén


EL DÍA, Garafía
3/ene/05 0:24 AM
Edición impresa

La Dirección General de Ordenación del Territorio del Gobierno de Canarias ha hecho público el acuerdo de la Cotmac por el que se aprueba definitivamente el Plan Director de la Reserva Natural Especial de Guelguén, en los municipios de Garafía y Barlovento, de conformidad con lo establecido en las leyes de Ordenación del Territorio y de Espacios Naturales de Canarias.

Con este Plan Director se pretende garantizar la correcta conservación de los valores medioambientales que han convertido a esta zona en una de las más importantes, desde el punto de vista geomorfológico, de toda Canarias.

La Reserva Natural Especial de Guelguén cuenta con una superficie de 1.074,4 hectáreas. Fue declarada en 1987 como una parte del antiguo Parque Natural de Los Barrancos de los Hombres y Fagundo y Acantilados de Barlovento, y reclasificada a su actual condición en 1994. Comprende una gran franja acantilada de la costa norte de La Palma, entre las puntas de la Madera y las Gaviotas. Incluye varias desembocaduras de barrancos, como La Vica, Gallegos y Franceses, así como dos barrancos de grandes dimensiones y excepcional valor natural, el de Fagundo y el de los Hombres.

Ambos barrancos, de gran riqueza natural y excepcional valor medioambiental, se encuentran encajados en basaltos pliocénicos pertenecientes a la serie antigua presente en todo el edificio norte de la isla, dejando al descubierto en los sectores más incididos de sus cauces la extraordinaria potencia de las sucesivas coladas que los forman.

Todo el sector acantilado que conforma la Reserva Natural Especial de Guelguén es de gran interés geomorfológico, por el intensivo proceso de desmantelamiento de la acción marina que ha hecho retroceder la primitiva línea de costa de la zona norte de la Isla. Los escarpes costeros y de barranco conforman un hábitat rupícola con abundantes especies raras y amenazadas (como Limonium imbricatum o Lotus eremiticus), la mayor parte protegidas por la normativa regional.

Los barrancos de Fagundo y los Hombres conservan grandes masas boscosas plagadas de elementos de laurisilva, y tampoco faltan especies amenazadas y protegidas por la propia normativa.