Santa Cruz de Tenerife
VILLA DE GARAFÍA

Tenerife tendrá la sede científica del TMT si se instala en El Roque

Unos 50 trabajadores, la mayoría para cubrir operaciones científicas y el desarrollo de sistemas, estarán en el campus del IAC en La Laguna, según el proyecto a exposición pública.
V.M., Villa de Garafía
17/jul/17 6:17 AM
Edición impresa
Tenerife tendrá la sede científica del TMT si se instala en El Roque

Tenerife se ha asegurado la base científica principal, o al menos una de ellas, para operar el Telescopio de Treinta Metros (TMT) en caso de que finalmente se instale en el Roque de los Muchachos, en la Villa de Garafía, según se contempla en el documento del proyecto a exposición pública.

Este es uno de los datos que menos repercusión han tenido, al igual que los informes de Patrimonio o Medio Ambiente sobre los posibles impactos de este instrumento de observación, a pesar de que se deja meridianamente claro que "todo el personal del TMT que no esté involucrado en el mantenimiento cotidiano del observatorio estará ubicado en La Laguna, en el campus del IAC", en concreto será alojado en el edificio usado actualmente por el GTC.

Bajo el modelo de operación previsto, se espera tener un total de 50 empleados en esta base "cubriendo todos los aspectos de las operaciones científicas y el desarrollo de instrumentos, además de administración".

El resto de la plantilla se dedicará al apoyo administrativo, gestión, recursos humanos y otros programas, además de operaciones de ingeniería de sistemas que no requieran una presencia inmediata en la Isla.

En realidad, "el TMT se operará exclusivamente de manera remota desde Tenerife, excepto para las investigaciones técnicas diurnas y también durante las primeras fases de la AIV y la puesta en marcha del telescopio", subraya textualmente el documento de exposición pública.

En La Palma, por el contrario, estará todo el personal técnico de mantenimiento cotidiano del telescopio, en concreto en el centro que el Cabildo prevé construir desde hace ya bastantes años en la zona de Risco Alto, a la salida de Los Cancajos. Bajo el plan de operaciones establecido, se espera tener a cerca de 75 empleados ubicados en este lugar, 25 de ellos viajando diariamente a la cumbre. El núcleo de la plantilla será técnico (ingenieros y técnicos de óptica, electrónica, mecánica e ingeniería de sistemas), así como trabajadores adicionales de administración, recursos humanos, contratación, finanzas y compras, seguridad y logística.

La instalación en la Isla también acogerá "algunos laboratorios (óptica, electrónica y mecánica), que serán compartidos con otros socios que operen telescopios en el Observatorio del Roque de los Muchachos".

Durante el período de construcción, en caso de que finalmente sea el Roque de los Muchachos el lugar elegido, habrán hasta 100 operarios en algunas fases. Se espera que la primera luz o el momento en el que TMT se utilice por primera vez para tomar una imagen astronómica sea en el 2027. Un año más tarde se tiene programado los primeros resultados científicos con este telescopio. Unas 120 personas se encargarán de mantener y operar el TMT.

Un pequeño grupo de trabajadores, "que no exceda de 5", estará por la noche en el TMT para apoyar la apertura y cierre del telescopio. "Observadores y astrónomos de apoyo observarán remotamente desde la sede de Tenerife", sentencia el documento.

Un telescopio único

El objetivo principal de este proyecto es construir el telescopio terrestre más avanzado y potente de la historia de la ciencia para llevar a cabo investigaciones astronómicas que permitirán, o eso se pretende, descubrir la naturaleza y los orígenes del mundo físico, desde la primera formación de galaxias en el pasado lejano y las regiones distantes del Universo, hasta la formación de planetas.

Desmantelamiento

El proyecto de construcción del TMT incluye incluso el desmantelamiento del telescopio cuando su vida útil finalice. A propósito, existe el compromiso de que el emplazamiento será restaurado y se repoblará de vegetación. Hasta los cimientos de hormigón y los servicios públicos subterráneos serán eliminados.

Aguas residuales

Las aguas residuales que genere el Telescopio de Treinta Metros en el Roque de los Muchachos, partiendo siempre de que se instale en este lugar, se dirigirán a un depósito y se retirarán en camiones cisterna. No obstante, si el Observatorio instala un sistema de canalización, el TMT asume el compromiso de analizar su posible conexión a esta infraestructura.