Santa Cruz de Tenerife

Cinco distritos

La nueva división de Santa Cruz y la creación de los consejos de zonas tratarán de dar más poder a los barrios, pero dejan al descubierto importantes diferencias entre ellos, no sólo en sus preferencias o preocupaciones, sino en su situación socioeconómica y educativa.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
24/mar/02 22:05 PM
Edición impresa
IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife

En los próximos meses comenzará a ser efectiva la división de la Capital en cinco distritos. Cada uno de ellos contará con su propio Consejo de Zona, que tratará de dar salida a los principales problemas de los barrios, una tarea que se presenta difícil a la vista de las grandes diferencias socioeconómicas y educativas existentes, incluso, dentro de ellos mismos.

Según los informes contenidos en el avance de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), Santa Cruz es una Ciudad mayoritariamente de clase media o media - baja o al menos ésa es la situación de casi la mitad de los hogares de la Capital.

Sin ser excesivamente elevado, el índice de analfabetismo, que ha descendido un 44% en los últimos 20 años, está aún en torno al 15% de la población, y sólo el 37% de los vecinos mayores de 25 años tienen un nivel de estudios superior a la enseñanza mínima obligatoria.

En este último caso, las disparidades se hacen especialmente patentes en zonas como el barrio de La Salud (en el que un 49% de la población no cuenta, según el documento, con estudios suficientes) y la zona de Salamanca (7,36% de analfabetismo funcional) o entre espacios como Anaga y ámbitos como Ifara o Los Hoteles, en los que el nivel de estudios universitarios oscila entre casi el 2% y más del 30%, respectivamente.

Renta y demandas

En cuanto al nivel de rentas, las mayores diferencias se encuentran, precisamente, entre el entorno del Parque Rural y la zona centro. Mientras en el primero entre el 60% y el 80% de los vecinos se encuentran en el estrato de ingresos bajos, en la segunda este segmento oscila entre el 23% y el 27%.

También en las principales demandas se dan estas diferencias, ya que, mientras en el casco urbano la preocupación mayoritaria se refiere a la falta de aparcamientos (36%) o el ruido y la suciedad (22,5%), en algunos barrios, casi el 60% de la población considera prioritaria la lucha contra la delincuencia o contra el consumo y tráfico de drogas.