Santa Cruz de Tenerife

La iglesia del Pilar, clave en la historia de la Capital


27/mar/02 22:09 PM
Edición impresa

Una fuente pública de agua ubicada en la huerta de Roberto Hanty (cerca ya de la calle del Castillo) dio nombre en el pasado a lo que hoy es la calle del Pilar, más conocida por aquella época como calle del Chorro y, posteriormente, del Sagrado Corazón de Jesús, según explica Juan Arencibia en su obra sobre las calles de la Capital.

En esta obra cuenta que la primera vez que aparece mencionada públicamente como en la actualidad es en 1753, un hecho que coincide claramente con la advocación de la primitiva ermita, cuya primera piedra fue colocada en 1750, gracias a la enorme devoción que sentía el pueblo de la Capital por la Patrona de España, la fiesta más popular de Santa Cruz y a la que acudían las mujeres con la cara cubierta. Una costumbre que fue prohibida por el Ayuntamiento en 1792 con escaso éxito.

La importancia de la iglesia era tal que en ella se reunió el vecindario el 29 de julio de 1797, fecha en la que se aclama como copatronos de la Ciudad al apóstol Santiago y a la Santa Cruz y en la que se acuerda solicitar al rey Carlos IV el título de villa exenta.

Según consta en la obra anteriormente citada, a finales de este siglo, la vía alcanzaba la parte baja de la calle del Castillo, un tramo posteriormente separado del conjunto para darle el nombre de Teobaldo Power.

Treinta años cerrada

La ermita fue instituida ayuda de parroquia sin pila bautismal y sin poder celebrar matrimonios, precisamente, en noviembre de 1797 por el sacerdote e historiador José de Viera y Clavijo.

El templo estuvo cerrado un total de 30 años, entre 1848 y 1878, año en el que el obispo de la Diócesis de Tenerife y subdelegado castrense la convirtió en parroquia castrense, que fueron suprimidas en 1895, lo que obligó a trasladar los ornamentos de la iglesia del Pilar a la capilla del Hospital Militar, según narra Juan Arencibia en su obra, quien explica que continuó abierta al público sin servicios ni atribuciones parroquiales.

Al hacerse cargo de ella los Padres del Inmaculado Corazón de María en 1896 volvió a la normalidad, hasta que fue segregada de la iglesia de San Francisco y declarada parroquia en 1963 de la mano del obispo Luis Franco Gascón.

Mucho antes, en 1898, fue cuando se presentó al Ayuntamiento el proyecto de terminación de la calle y en 1940 se iniciaron los trabajos para su prolongación hasta Valentín Sanz.