Santa Cruz de Tenerife

La plaza 24 de Febrero, colofón del barrio de Duggi


28/abr/02 23:05 PM
Edición impresa

Luis Duggi, propietario y ex alcalde de Santa Cruz, era el dueño de la mayor parte de la finca en la que se construyó el barrio que lleva su nombre. Duggi vendió en 1872 una parte del solar situado detrás de la Maestranza, a mano izquierda del camino de La Laguna, tal y como explica Alejandro Cioranescu en su obra "Historia de Santa Cruz", para facilitar la expansión de la Capital.

A principios del siglo XIX el núcleo poblacional de Santa Cruz era muy reducido. Los documentos de la época destacan, por ejemplo, que la iglesia del Pilar estaba situada en un extremo de la Ciudad.

El ensanche de Santa Cruz se ha ido realizando por medio de la anexión al casco de nuevos barrios, que se iban edificando en zonas ganadas a eriales. No obstante, la ampliación de Santa Cruz no se ha hecho ordenadamente. En 1982 se decidió, por primera vez, sacar a concurso un plan de ensanche, que quedó desierto porque en esta ocasión no se presentó ningún proyecto para llevarlo a cabo.

Cioranescu refleja que en 1901 la Capital seguía sin plan de urbanismo. Por este motivo, el Ayuntamiento no contaba con ningún instrumento legal para oponerse a nuevas construcciones o para obligarlas a ajustarse a normas concretas.

En este momento, las casas que se estaban fabricando en el barrio Duggi, tenían una altura convencional y no seguían ninguna rasante determinada debido a que las calles estaban sin trazar.

En 1902, el Consistorio volvió a publicar un segundo concurso, premiado con 15 mil pesetas. Pese a la iniciativa, tampoco dio resultado y se convocó otro nuevo concurso dotado con una fuerte cantidad de dinero en 1914. Recuerda Cioranescu que todos los intentos fueron vanos y que el primer Plan General de ordenación de Santa Cruz se publicó en 1952, con las firmas de los arquitectos Enrique Rumeu y Luis Cabrera.

A falta de normativa, el Ayuntamiento autorizó a Duggi en 1874 para que tuviera un plan de urbanización propio, al tiempo que obligaba al empresario a comprar el solar de las calles resultantes.

Asimismo, la Corporación autorizó a Duggi para que diese su nombre a una de las calles y también fue idea del Consistorio formar una plaza en la zona, en concreto, frente al nuevo Hospital Militar. Ese espacio de recreo se llamó entonces 24 de febrero. Este barrio tuvo un nuevo empuje en su parte occidental, en la que un particular, Juan Sitjá y Capmany, construyó de golpe 50 casas en los solares comprendidos entre la calle Castro y la Rambla, por lo que en 1903 estaba prácticamente terminado.