Santa Cruz de Tenerife

General Antequera, una calle "nueva"


22/may/02 23:58 PM
Edición impresa

Paralela a la calle Méndez Núñez, General Antequera, en el barrio de los Hoteles, es una vía nueva que se trazó hacia 1888 por la Sociedad Constructora en el momento en que este grupo proyectó la prolongación de Santa Rita, Numancia, la propia Méndez Núñez y Callao de Lima.

La empresa empezó a fabricar en 1891 dos casas de planta alta que pretendió vender mediante subasta, aunque no se presentaron compradores, por lo que las pusieron en alquiler a finales de ese mismo año. Comenta Alejandro Cioranescu en "Historia de Santa Cruz" que la población no concurrieron porque, en aquella época, esa zona se encontraba alejada del casco urbano.

No obstante, la entidad vio que ese ámbito tenía futuro y, dos años más tarde, estaba edificada toda la calle desde Viera y Clavijo hasta Numancia.

Todo este proceso ayudó a que se construyera en la Capital el único barrio residencial que había en aquellos años, "con el discreto encanto de su plaza de los Patos, haciendo posible al mismo tiempo el inmediato desarrollo de Méndez Núñez y la realización del parque municipal".

Precisamente, en la calle General Antequera, en la casa que hace esquina con Viera y Clavijo, vivieron hasta hace poco tiempo las religiosas de las Siervas de María, que se trasladaron a La Laguna.

Se establecieron en Santa Cruz en 1898 gracias a las gestiones del alcalde Pedro Schwartz y del obispo Rey Redondo.

La capilla de las Siervas de María

La capilla, que permanece abierta aún al culto, y cuya entrada se situó en la calle Viera y Clavijo, fue inaugurada en agosto de ese año. También adquirieron el solar y la vivienda que está en General Antequera.

Las religiosas se hicieron cargo de los niños del Hospitalito el 26 de mayo de 1901.

También en la vía, y años después, el Ayuntamiento de la Capital instaló sus oficinas administrativas y de atención al público, abandonando para estos menesteres la parte noble de sus instalaciones.

La vivienda de las Siervas, en estos momentos sin utilización, pertenece a la Diócesis Nivariense. En su día hubo conversaciones con el Consistorio municipal para desafectar el edificio y convertirlo en parte del propio Ayuntamiento.

De hecho, ambas edificaciones guardan un estilo y un color muy parecido, además de estar totalmente pegado a las instalaciones de la administración local, lo que permitiría realizar obras para facilitar los accesos entre uno y otro.