Santa Cruz de Tenerife

La mano del HOMBRE y su posible impacto sobre la PLAYA de la Capital


9/jun/02 0:42 AM
Edición impresa

Una vez que ha sido presentado el proyecto básico de Las Teresitas al Ayuntamiento de Santa Cruz, se abre el período de la redacción técnica, la captación de fondos de distintas administraciones y la adjudicación de las obras, un hecho que se producirá en el año 2003, según explicó el coordinador general del Consistorio, Manuel Parejo, máximo impulsor político del proyecto, quien añadió que los trabajos podrán estar listos en dos o tres años.

Fue el portavoz de la Plataforma para la Defensa de Las Teresitas, Joaquín Galera, el que planteó la mayoría de las dudas sobre cuestiones de carácter técnico, como la solución de los accesos a la zona, la presencia de los coches en el ámbito de la playa o la construcción de un anfiteatro bajo los acantilados.

La segunda de ellas estuvo compartida también por el concejal del PP en el Ayuntamiento, José Emilio García Gómez, para quien hubiera sido más adecuado cerrar la zona a los coches, "el enemigo a vencer", y limitar las llegadas al transporte público: Guaguas y tranvía.

Manuel Parejo, por su parte, recordó la inveterada afición de los vecinos de la Capital a utilizar el vehículo privado en sus desplazamientos y la necesidad de adecuarse a esta realidad.

El nudo de comunicaciones de acceso a la playa fue calificado por Galera como "monumento al coche" y como "un simple pulpo". Además, el portavoz de la plataforma considera peligroso que la entrada cubra el barranco, con el consiguiente problema si se produjera una tromba de agua similar a la del pasado 31 de marzo.

El coordinador general del Ayuntamiento aseguró que los técnicos municipales se encuentran analizando este hecho y añadió que lo mismo ocurrirá con el resto del proyecto, que será revisado a la luz del último temporal que azotó la Capital.

El presidente de la gestora de la Agrupación Socialista de Santa Cruz, Ignacio Viciana, criticó lo que, a su juicio, supone una importante concentración de usos lucrativos en el recinto según el proyecto de Perrault.

El anfiteatro

Para Parejo, esta supuesta masificación no es tal y afirmó que sólo 8 mil metros cuadrados sobre los 120 mil de la playa estarán destinados a tal fin, siempre en "pequeños módulos".

García Gómez, a este respecto, explicó, incluso, que "cuando estudiábamos el proyecto llegamos a pensar si no nos estaríamos quedando cortos".

En cuanto a la posibilidad de construir el anfiteatro junto a la montaña, Galera se mostró partidario de recuperar ese espacio para el mar y añadió que considera potencialmente peligroso edificar un recinto para la realización de conciertos en una zona en la que se podrían producir desprendimientos.