Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

El monumento a los Caídos de la guerra


28/jun/02 1:31 AM
Edición impresa

La antigua defensa que constituía el castillo de San Cristóbal dejó paso a la plaza de España. Después de varios intentos de permuta por parte del Ayuntamiento, en 1926 se produjeron los cambios por los terrenos en los que estaría posteriormente ubicado el Gobierno Militar. La fortaleza, una de las obras castrenses de mayor envergadura del Archipiélago, cayó, finalmente y sin remedio, bajo la piqueta.

Fue de esta forma el origen de la plaza de España, ubicada en las inmediaciones de la plaza de Candelaria, Correos y Telégrafos, el Cabildo de Tenerife y la alameda del Duque de Santa Elena, un lugar elegido porque servía de nexo entre el puerto y la población, según la explicación de José Manuel Ledesma y Ana María Díaz en su obra "Mirando al mar".

Costeada por el Mando Económico y por suscripción, la obra fue adjudicada al arquitecto Tomás Machado Méndez - Fernández de Lugo y fue inaugurada oficialmente en 1947 por el almirante Carrero Blanco, en representación de Franco.

Conjunto arquitectónico

En el centro de la explanada se alza el monumento a los Caídos durante la Guerra Civil, que se alcanza desde una plataforma de 25 metros de diámetro y una escalinata.

Se trata de todo un conjunto arquitectónico y escultórico que se debe a varios autores. La cruz, de 25 metros de altura y cristales importados de Bélgica, fue realizada por el propio Tomás Machado.

Las estatuas que representan a la Patria y el Caído, además de los relieves laterales que muestran a unos naturales portando productos del mar y de la tierra y a soldados de los tres ejércitos son obra de Enrique Cejas Zaldívar. Alonso Reyes Barroso moldeó la pétrea Victoria erguida en la proa de una embarcación, siempre según la descripción aportada por los autores.

Una puerta en la base de la cruz conduce a la cripta en la que están las pinturas de Antonio Torres y al mirador.