Santa Cruz de Tenerife

ARENA para todos

En un día, Las Teresitas puede llegar a reunir a 12 mil personas que generan, cada una, medio kilo de basura de media. La línea 910 de Titsa transporta, en una jornada, a tres mil vecinos a la playa.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
11/ago/02 3:46 AM
Edición impresa

Una masa ingente abarrota Las Teresitas. Tanta, en sus miles de metros cuadrados de superficie de arena, que durante muchos fines de semana de la época estival este espacio público se convierte en un pueblo más, con una cantidad de gente sobre las toallas que supera a la de muchos municipios de la Isla.

La única salida al mar con la que cuenta la Capital de manera efectiva se llena durante el verano con unas 5 mil personas diarias, alcanzando el récord de las 12 mil almas los sábados y los domingos, según los datos que maneja la Policía Local.

A miles salen las cuentas en la playa los siete días de la semana en este mes de agosto. Dos mil coches cada 24 horas, con puntas de hasta 4 mil vehículos en los momentos de mayor densidad de tráfico.

Muchos son también los que optan por utilizar la guagua. Los registros realizados por Transporte Interurbano de Tenerife (Titsa) indican que la línea 910 de la compañía, que sale cada diez minutos de la estación, trae y lleva a seis mil vecinos hasta Las Teresitas a diario, un dato que, curiosamente, se mantiene invariable entre fines de semana y días laborables.

De hecho, la demanda ha obligado a la empresa a reforzar con hasta 9 vehículos el servicio, según explicó a EL DÍA el gerente de Titsa, Santiago Pinilla.

Medusas y erizos de mar

A cada usuario de este espacio público le corresponde medio kilo de residuos de los seis mil, más del doble que el resto del año, que se pueden llegar a recoger en una jornada dura para los operarios de la empresa encargada del servicio de limpieza del municipio, Tecmed, tal y como informó a este periódico el máximo responsable de esta contrata, Luis Martínez.

Martínez aseguró que estos datos indican que "Las Teresitas es una playa limpia" y que "los vecinos de Santa Cruz cada vez la respetan más".

El primer turno inicia su trabajo a las 5 horas de la madrugada, compuesto por un tractorista y cinco peones. La máquina limpiaplayas deja de funcionar a las 10:30 horas, con el fin de no molestar.

En comparación con otros años, éste ha sido un verano tranquilo. Sin que se hayan producido incidentes de gravedad, los voluntarios de Cruz Roja han detectado numerosos casos de picaduras de medusas y de erizos de mar.

También son frecuentes los cortes y, al principio de las vacaciones, las insolaciones "debido a los cambios de temperatura", según Cruz Roja.