Santa Cruz de Tenerife

Una casa de 1702 en la plaza de San Francisco


16/sep/02 5:52 AM
Edición impresa

Entre las piedras que podrían contar la historia de Santa Cruz figuran las del entorno de San Francisco. Precisamente allí se encuentra una casa de 1702 y que, en la actualidad alberga la farmacia fundada en 1835 por el padre del emblemático alcalde de la capital Suárez Guerra. El edificio, que hace esquina con las calles Ruiz de Padrón y San Francisco, pertenece a la familia Crystells desde 1912. Entre las circunstancias difíciles que ha vivido el inmueble se recuerdan que durante la estancia del infante Don Enrique de Borbón y Parma en la Capital, mientras estaba alojado en la residencia militar - contigua a la casa - casi derriban la vivienda porque quitaba las vistas de la iglesia y de la plaza al invitado real. La casa conserva aún uno de los torreones típicos de Santa Cruz y que servían de vigía, sobre todo para que los comerciantes controlaran el tráfico del puerto. Entre los elementos de arquitectura canaria que conserva el edificio cabe destacar el patio interior y el balcón de madera. El árbol del patio, además, tiene más de tres siglos. El Ayuntamiento de Santa Cruz incluyó en el Plan Urban el adecentamiento de la fachada de la casa, fundada en 1702 momento en que se instaló también la cartelería que lucen las puertas de la farmacia. Por otro lado, aunque esos detalles fueron costeados por los dueños de la botica, su realización se encargó al mismo taller que rehabilitó la calle de la Noria. La licenciada María Antonia Mota compró el establecimiento en 1985.