Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Acuerdo entre sindicatos y Correos que desconvoca las huelgas en Navidades leer

Los trabajadores de Segema constituyen la mesa negociadora de su convenio colectivo


EL DÍA, S/C de Tenerife
17/dic/02 20:54 PM
Edición impresa

Los trabajadores de la empresa Segema, representados en la totalidad de su comité de empresa por Intersindical Canaria, han constituido la mesa negociadora del convenio colectivo.

Segema es la concesionaria dedicada a la plantación y conservación de jardines públicos en Santa Cruz. Sus 124 trabajadores componen en un 90% la plantilla de Parques y Jardines y las únicas excepciones en su trabajo son los cuidados de los parques de La Granja y García Sanabria, la plaza de Weyler y el vivero.

Las relaciones laborales se basaban hasta ahora en un convenio de ámbito estatal y en un pacto del año 99 que concluye el próximo 31 de diciembre. La intención es firmar otro acuerdo local y empresarial, más acorde con las especificidades de la capital. En este sentido, según palabras del asesor de los trabajadores, Alexis Acosta, "la ciudad ha crecido, con una gran expansión hacia el Sur y creemos que hay que aumentar una plantilla cuyo trabajo está centrado en la zona Urban". Intersindical Canaria indica que existen tres millones de metros cuadrados de jardines y parques objeto del trabajo de Segema. IC señala que hay que llegar a lugares como Añaza, El Sobradillo, La Gallega, Santa María del Mar, Alisios o El Rosario.

El proceso negociador, que se inició el 19 de noviembre, se encuentra en un receso que ambas partes se han dado hasta el 13 de enero. Los trabajadores, según su portavoz, están en una posición incómoda respecto al ayuntamiento, el contratista, y han pedido "una reunión con el concejal de Parques y Jardines, David Sáenz, para explicarle cómo está la situación, pero solicitamos la entrevista el día 5 y no nos han contestado".

La propuesta del comité de empresa recoge algunos puntos que los trabajadores consideran fundamentales en un convenio con una duración prevista de tres años, hasta el 31 de diciembre de 2005, y con efectos económicos retroactivos a partir de enero de 2003. Entre esas reivindicaciones figuran la supresión de la categoría de auxiliar de jardinero y la jornada de 35 horas semanales, de lunes a viernes, y de 7:00 a 14:00. Esto supondría acabar con el trabajo de los sábados, que realiza el 35% de la plantilla, 43 operarios. Otro problema es el mal estado de los cuartos para guardar el material que se distribuyen por todo el municipio.