Santa Cruz de Tenerife

Huellas del anticivismo

Las pintadas y actos vandálicos en los parques, edificios emblemáticos y entornos de Santa Cruz se dejan sentir. Los desaprensivos de siempre parecen no darse por aludidos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/ene/03 21:29 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La ciudad sufre la "resaca" de una serie de actos vandálicos que atentan contra el patrimonio, tal y como se puede observar en las fotografías que ilustran este reportaje.

EL DÍA intentó recabar la opinión de los responsables municipales en este aspecto, que afecta, tanto a la imagen estética de la ciudad, como a la seguridad de los vecinos, pero en el día de ayer no fue posible.

En distintos rincones de los parques públicos, así como en las fachadas de edificios, algunos catalogados, aparecen con frecuencia pinturas o "graffitis" que transforman la cara de Santa Cruz, de limpia y amable a sucia y desagradable.

Daños sin escrúpulos

Este periódico ha denunciado, en repetidas ocasiones, esta situación, sobre todo por las críticas que han realizado los vecinos de la capital al contemplar cómo se daña sin escrúpulos el bien común.

Por ejemplo, algunas de las esculturas del parque García Sanabria permanecen manchadas, meses y meses, con "graffitis", al igual que las paredes de algunos edificios, tanto de la zona centro como de los barrios.

En este sentido, los vecinos opinan que desde el área de Seguridad Ciudadana del ayuntamiento se deberían adoptar medidas severas para evitar estos hechos, que denotan falta de civismo en los que los llevan a cabo. Los dibujos efectuados con sprays intentan dar una vertiente artística que en nada se corresponde con el "formato" en el que los desaprensivos intentan manifestarla, que es el patrimonio común de todos.
En Santa Cruz estas huellas son claras en distintos puntos de la capital, pero no en exclusiva, ya que dentro del área metropolitana, en La Laguna concretamente, también se está dando un fenómeno muy acusado de vandalismo, sobre todo en los parques del municipio, y en las pintadas que afean lugares emblemáticos del patrimonio histórico artístico de la Ciudad del Adelantado.
Enclaves como la propia plaza del Cristo no se han librado de los trazos de la pintura con los que los energúmenos de siempre intentan llamar la atención.