Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Cuatro heridos en un ataque con cuchillo a una escuela en Oslo leer

El Rastro, lleno hasta la bandera

El popular mercado ha facturado entre la jornada de ayer y las primeras horas de hoy un mínimo de 600 mil euros. Más de 50 mil personas han visitado el millar de puestos.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
6/ene/03 21:33 PM
Edición impresa
IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife

El Rastro de la capital ha sido entre ayer y hoy un hervidero. Muchos vecinos acudían a la cita que cada domingo les une a este lugar desde hace años. Decenas de miles, la mayoría, se afanaban, hasta los primeros resquicios del día de hoy, en hacer las últimas compras.

No ha sido un día corriente. Los vendedores acusaban a altas horas unas ojeras trabajadas durante la maratoniana jornada. Por primera vez en muchos años han estado al pie del cañón durante 24 horas seguidas, atendiendo a más de 50.000 personas que se han dado cita en un millar de puestos que han desbordado las dimensiones habituales de este mercado callejero.

Para acomodarlos ha sido necesario coger prestada la plaza General Gutiérrez Mellado, donde se ubica el edificio de Presidencia del Gobierno, y una porción de la avenida Buenos Aires.

El despliegue ha sido completo. El dispositivo activado por el Ayuntamiento de Santa Cruz ha contado con 11 agentes de la Policía Local a pleno rendimiento en la zona, además de otros 40 disponibles del servicio operativo normal.

Aunque no hay cálculos exactos de cuánto dinero mueve el Rastro, la presidenta del colectivo, Carmen Tejera, explicó, en declaraciones a EL DÍA, que los vendedores hacen "un mínimo de 600 euros, aunque hay puestos que pueden lograr hasta 3.000 o, incluso, 6.000" en estas 24 horas, lo que significaría que, como poco, la facturación en la fiesta de Reyes alcanza los 600 mil euros, unos 100 millones de los de antes.

En cualquier caso, estos ingresos suponen "una buena entrada económica para una familia, es la paga extra de cualquier trabajador".

Los productos más demandados son "la ropa y la bisutería, además de los artículos de bazar".

Tejera asegura, además, no estar preocupada por la competencia del mercadillo de Navidad en la alameda.

"El rastro vende muchísimo más barato - asegura - y sus precios son mucho más asequibles, por lo que no hay ninguna competencia".