Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Ayuntamiento de Santa Cruz retira otros diez taxis y deja 777 licencias en la capital leer

multiusos al abandono


6/ene/03 21:33 PM
Edición impresa

En cuanto al deporte, la lista es muy amplia. Comenzando por las tardes de gloria de Juan Barbuzano, adalid de la lucha canaria, allá por los comienzos del 65, y siguiendo con las veladas de boxeo que dieron gloria a Juan Albornoz "Sombrita", con una fecha marcada en oro: la de su victoria a los puntos ante el italiano Sandro Lopopolo el 17 de julio de 1965, que le otorgó el título continental. Junto a Sombrita, una pléyade de grandes campeones isleños como Miguel Velázquez, Domingo Barrera Corpas o, más recientemente, Ramón García Marichal. También hubo en el recinto Juego del palo y otros deportes autóctonos canarios con dos momentos claves: las exhibiciones de 1935 y 1985 cumpliendo el cincuentenario de la primera.

El Carnaval

Mención especial en relación al recinto merece el Carnaval. La plaza albergó los grandes momentos iniciales de las actuaciones de la orquesta venezolana Billo's Caracas Boys que acudió a su cita siete años consecutivos desde su primera aparición en febrero del 86. Los chicos de Billo Frómeta se convirtieron en un fenómeno social. También era el lugar tradicional de los conciertos de rondallas y de los concursos de murgas en una primera época. Acogió durante años, además, la gala de elección de la Reina para lo que llegó a cerrarse el coso con un gran toldo.

Pero no terminan aquí las "utilidades". A ellas hay que añadir bailes de magos, carreras de bicicletas, cine al aire libre durante el verano, en el que primaba pasarlo lo mejor posible, e, incluso, durante un tiempo, centro fijo de actividades lúdicas para grandes y pequeños, una especie de sala recreativa de grandes dimensiones.

Para finalizar, alguna anécdota relacionada con los toros. Siempre objeto de controversia, el espectro va desde la Peña Taurina de Tenerife, fundada en 1969 bajo la presidencia de José Méndez Santamaría, hasta furibundas diatribas de los abolicionistas. En medio, algunas curiosidades como el debú en su arena, en 1967, de un matador original: Henry Higgins, "el Inglés".