Santa Cruz de Tenerife

La instalación de torres de refrigeración se controlará para evitar la legionelosis

La nueva ordenanza de Medio Ambiente, cuya redacción se ha demorado más de dos años, exigirá que las empresas comuniquen a la administración municipal su puesta en funcionamiento para prevenir brotes de esta enfermedad.

EL DÍA, S/C de Tenerife
8/ene/03 21:38 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

Una vez que la ordenanza de Medio Ambiente de Santa Cruz entre en vigor, las empresas que deseen instalar torres de refrigeración en el municipio deberán comunicarlo a la administración local para que ésta pueda realizar inspecciones y que estos sistemas se mantengan en buen estado.

El documento también obliga a las entidades que ya los hayan instalado y afectará no sólo a las torres sino a piscinas climatizadas, instalaciones termales, fuentes ornamentales, sistemas de riego por aspersión u otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles.

El capítulo de protección sanitaria contra la legionelosis es sólo uno de los apartados de la nueva ordenanza, cuya redacción se ha demorado dos años más de lo previsto, lo que la convierte en una de las más avanzadas de España, según explicó el concejal de Medio Ambiente, Basilio Franco.

Criterio de baremación

Además de suponer una compilación de la legislación existente en materia medioambiental, el documento obligará al ayuntamiento a valorar como criterio de baremación en los concursos públicos el respeto al entorno.

Además, introduce el denominado "logotipo verde", una distinción que el municipio concederá a aquellos colectivos que se hayan significado por sus acciones en beneficio de la naturaleza.

Las sanciones por la violación de la ordenanza son de los más variadas y pueden llegar, incluso, a los 60.100 euros, el límite que establece la Ley de Residuos de la comunidad autónoma.

En el apartado de respeto a los animales, se establecen como violaciones muy graves el abandono de animales de compañía, su venta a laboratorios, los malos tratos o agresiones físicas o su utilización en determinadas fiestas y espectáculos.

La intención del ayuntamiento es que la ordenanza, una vez que han sido introducidas las enmiendas de la oposición, sea aprobada en el próximo pleno de la corporación municipal.