Santa Cruz de Tenerife

El pleno de ayer "descubre" el terrible balance del vandalismo en la capital

A la pregunta del PP sobre "gamberradas", Sáenz precisó que en la ciudad desaparecen 300 contenedores al año y se queman 400 papeleras, además de otros destrozos.

DORY MERINO, S/C de Tenerife
18/ene/03 22:08 PM
Edición impresa

A la pregunta realizada en el pleno de ayer por el concejal del Partido Popular José Adrián García Rojas, para conocer los actos vandálicos que se producen en la capital, a raíz de la ruptura de la concha de la fuente de la plaza Weyler, el responsable de Servicios en el Ayuntamiento de Santa Cruz, David Sáenz, matizó que en la ciudad desaparecen al año 300 contenedores y se queman alrededor de 400 papeleras.

Sáenz calificó estos delitos como "faltas de baja intensidad", que además se suman al robo de un elevado número de plantas, a la ruptura del mobiliario urbano y a los actos vandálicos que se producen en Las Teresitas.

En opinión de David Sáenz, como estos hechos delictivos los llevan a cabo jóvenes, "se debería insistir en la etapa escolar en la necesidad de respetar el patrimonio común de los vecinos".

García Rojas, responsable de la pregunta, se sorprendió ante estas cifras y apuntó que el ayuntamiento debería llevar a cabo alguna campaña para intentar erradicar el vandalismo.

Como era de esperar, los siete puntos del pleno de ayer se aprobaron por unanimidad en sólo diez minutos, sin intervenciones de los concejales.

Lo que llevó más tiempo fue el debate de las mociones de urgencia y las preguntas de la oposición. La moción de la portavoz del Partido Popular, María José Gutiérrez Pajarón, sobre la violencia de género, originó la intervención de la edil socialista Herminia Gil, para sumarse a esta iniciativa y "para pedir un cambio urgente de la ley, porque no puede ser que una mujer maltratada tenga que salir de su domicilio porque allí se queda el agresor", exclamó Gil.

También solicitó la palabra el portavoz de Coalición Canaria, José Alberto Díaz - Estébanez, para apoyar la moción del Partido Popular.

La sesión terminó con el canto unánime de la sala del "cumpleaños feliz" cuando el alcalde comunicó al despedir el pleno que el secretario celebraba su cumpleaños.