Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

La responsabilidad del edificio Alsaca pasará a los vecinos

El concejal de Urbanismo hará entrega del edificio a los propietarios de las viviendas, una vez que han terminado los trabajos de apuntalamiento de las fachadas, para que decidan sobre su futuro.

EL DÍA, S/C de Tenerife
25/ene/03 22:30 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz, Norberto Plasencia, comunicará la próxima semana al arquitecto que ha llevado a cabo el apuntalamiento del edificio Alsaca de la Rambla de Pulido y a los propietarios que el consistorio entrega a los vecinos la responsabilidad completa del inmueble dañado, según ha podido saber EL DÍA de una de las partes implicadas y confirmado por el propio Plasencia.

Una vez que el ayuntamiento ha terminado los trabajos de reforzamiento de las fachadas, que ha realizado de forma subsidiaria, lo lógico es que entregue a los vecinos el edificio, porque ellos son los que tienen que definir las actuaciones que determinarán el futuro del inmueble, que puede ser derribado o rehabilitado.

La llave de la verja metálica que rodea el edificio está en manos de la contrata que ha llevado a cabo el apuntalamiento. Tal y como señaló Norberto Plasencia, esta llave será entregada en su presencia al nuevo técnico que han contratado los vecinos, con el fin de que vuelva a hacer otro estudio del estado de las viviendas. Este arquitecto ha optado por encargar un análisis a Intemac, laboratorio nacional, que todavía no ha visitado el edificio ni ha dicho la fecha en la que vendrá a la ciudad.

Lo que más preocupa en la actualidad son las sustracciones que se están llevando a cabo en el interior de las viviendas. De acuerdo a los datos facilitados por los vecinos, los ladrones ya han sacado de allí aluminio por valor de 30.000 euros, además de puertas de madera, así como utensilios y grifería de los cuartos de baño.

Por estos motivos, los propietarios se enfrentan ahora a un nuevo problema que les obligará a tapiar las puertas y ventanas para evitar nuevas intrusiones, sobre todo, de cara a los Carnavales.

Otro de los aspectos que preocupa a los vecinos se refiere al dinero que ya han desembolsado, tanto para las derramas como para pagar los alquileres de las casas que están habitando desde hace nueve meses, cuando tuvieron que desalojar sus viviendas por peligro de derrumbe.

De momento, antes de tomar una decisión definitiva, los propietarios esperan el resultado del estudio de Intemac para decidir si por fin derriban el edificio Alsaca en la Rambla de Pulido.