Santa Cruz de Tenerife

Los empleados de Imes anuncian una huelga indefinida a partir del martes

Intersindical Canaria plantea, entre las razones para la movilización, la consecución de un convenio colectivo y critica la poca receptividad en modificar al alza unos salarios que califica "de vergüenza".

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
15/feb/03 23:45 PM
Edición impresa

Los trabajadores de la empresa Instalaciones, Montajes Eléctricos y Saneamientos (Imes), dedicada al mantenimiento y conservación del alumbrado público de Santa Cruz, anuncian una huelga indefinida a partir del martes.

Uno de los motivos del paro es la consecución de un convenio colectivo que regule las relaciones laborales. Hasta ahora, se regían por un pacto para el período 2001-2002 que los trabajadores consideran que la empresa ha incumplido. Además, denuncian los bajos salarios, el acoso desde la empresa a los delegados y la poca receptividad en modificar al alza esos sueldos, que IC califica "de vergüenza".

El comité considera imprescindible garantizar la estabilidad de los trabajadores con la inclusión de la cláusula de subrogación por la que la empresa garantizaría las mismas condiciones laborales y económicas.

El preaviso de huelga fue presentado ante la Dirección General de Trabajo y el SEMAC, estableciéndose un acuerdo en las medidas necesarias para el mantenimiento de los servicios. En este sentido, se fijan los servicios de mantenimiento de alumbrado de la capital por incidir sobre "derechos constitucionalmente protegidos como el de la seguridad de las personas y sus bienes". Tales servicios, entiende IC, y así lo confirma la Dirección General de Trabajo, son los dedicados a la atención de averías que se pueden producir en el alumbrado público. Diariamente, en cada uno de los tres turnos de 08:00 a 16:00, de 16:00 a 24:00 y de 00:00 a 08:00 horas, trabajarán dos operarios.

Riesgos

Los trabajadores finalizaron poniendo un ejemplo: "Nos han obligado bajo presión a ir al edificio apuntalado de Rambla de Pulido, pese a saber que había un riesgo evidente y cuando no nos pertenecía ir y la Ley de Prevención de Riesgos nos protege".

Según el Comité, "la empresa, en la reunión mantenida en la Dirección General de Trabajo nos hizo una propuesta que se alejaba de las reivindicaciones básicas de los trabajadores, a pesar de la actitud de IC de flexibilizar posturas en la negociación".