Santa Cruz de Tenerife

Soriano asegura que las ayudas del Estado están en fase de ser pagadas


EL DÍA, S/C de Tenerife
1/abr/03 2:36 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El Grupo Socialista en el Cabildo de Tenerife, a través de su portavoz, Gloria Gutiérrez Arteaga, trasladará una serie de iniciativas en el seno de la corporación insular para conocer, un año después de la riada, el grado de ejecución del plan contra las avenidas.

En un comunicado hecho público ayer, Gutiérrez aseguró que la catástrofe puso de relieve el mal estado en que se encuentran los barrancos.

La portavoz socialista considera que, si bien la riada no se podía haber evitado, "el alcance de la tragedia podía haber sido menor".

En su opinión, la construcción de edificios, zonas residenciales, carreteras que interrumpen el recorrido lineal de barranqueras, así como la utilización de estos cauces como vertederos potenciaron el efecto devastador de las lluvias torrenciales.

La consejera recordó que en 1999 se firmó un convenio entre el Consejo Insular de Aguas y el ayuntamiento, un documento que, "en palabras del gerente del consejo, no contiene medidas concretas ni partidas presupuestarias, sólo líneas generales".

EFE, S/C de Tenerife

El diputado nacional del PP por Santa Cruz de Tenerife Alfonso Soriano informó ayer de que las ayudas por los daños materiales registrados el 31 de marzo de 2002 en la capital tinerfeña que no han sido abonadas se encuentran en proceso de materialización de los pagos correspondientes.

Soriano indica en un comunicado que todas las solicitudes de ayudas que han sido presentadas han sido valoradas y gestionadas por la comisión técnica mixta creada entre el Estado y las corporaciones locales, con el fin de evaluar los daños registrados durante las inundaciones que el año pasado asolaron la capital.

El diputado, que ha presentado una pregunta sobre las ayudas concedidas por el Estado a los damnificados del 31 de marzo, señala que las cantidades correspondientes a los daños personales han sido abonadas en su totalidad.

Esta cifra asciende a un total de 240.000 euros, que proceden de la suma de las cantidades que aportan el Estado y el Gobierno Autónomo de Canarias a las familias de las ocho personas fallecidas durante las inundaciones.