Santa Cruz de Tenerife

La ciudad ofrecerá suelo a distintos operadores de telefonía

Urbanismo ha elaborado el anteproyecto del concurso para la implantación de nuevas cabinas en el municipio abiertas a todos los terminales.
EL DÍA, S/C de Tenerife
9/may/03 6:30 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

 

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz ha elaborado el anteproyecto del concurso para la implantación de nuevas cabinas telefónicas en el municipio, que estarán abiertas a distintos operadores, una vez que ha sido liberalizado el mercado de la telefonía.

El Consejo de Urbanismo estudiará hoy las cláusulas del concurso, que es complejo por lo novedoso y por las implicaciones que tiene en el suelo.

Entre las ventajas de la iniciativa, figura que se incrementará notablemente el número de cabinas de telefonía, sobre todo en los barrios de la capital.

No obstante, todavía pasará un tiempo hasta que se publique la apertura del concurso, porque de momento está en estudio su fase inicial.

Entre las cuestiones pendientes de resolver, está el canon que se fijará a los operadores por utilizar el suelo público.

De esta manera se abrirá un mundo de oportunidades para nuevos operadores y proveedores de servicios de telefonía, lo que aportará muchos beneficios, sobre todo en la bajada de las tarifas, porque la liberalización permite a los nuevos operadores competir con los existentes por conseguir cuota de mercado.

Cinco años después de la apertura del mercado de la telefonía en España, el ayuntamiento capitalino inicia este proyecto, en unos momentos en los que Telefónica sigue ocupando una posición puntera en el mercado.

Después de cinco años

Urbanismo tendrá que definir si será posible utilizar la misma infraestructura para los distintos operadores o si, por el contrario, cada uno de ellos dispondrá de un soporte distinto.

Por otra parte, el Consejo de Urbanismo aprobará hoy el convenio para poder instalar el colector de aguas pluviales en el barrio de La Alegría. Para eso será necesario suscribir un acuerdo con una de las propietarias de la zona para que ponga a disposición el suelo necesario. Además, para llevar a cabo este proyecto, será necesario eliminar el muro que causó tantos problemas durante el temporal del 31 de marzo de 2002, que provocó la acumulación del agua y la posterior descarga torrencial hacia algunas de las viviendas situadas en la zona baja del barrio, cuando se derribó una parte de esta muralla. Los vecinos habían denunciado en muchas ocasiones el peligro de este muro.