Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sofocado el incendio en el garaje de un edificio de viviendas en Arona leer

Tenerife fue la Isla que recibió el mayor flujo de residentes extranjeros en 2001

El municipio de Arona es el destino más requerido por los foráneos, capitalizando con una cifra de 3.427 residenciados, el 39 por ciento del total de empadronamientos que se produjeron en la Isla. Por el contrario, Santa Cruz de Tenerife sólo acogió a 186 extranjeros, lo que representa un 2 por ciento.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
7/jun/03 9:37 AM
Edición impresa

S. LOJENDIO, S/C de Tenerife

Tenerife fue a lo largo de 2001 la Isla que recibió el mayor flujo de extranjeros residentes en el Archipiélago, en virtud de los datos hechos públicos por el Instituto Canario de Estadística (Istac).

Del total de 25.258 foráneos que durante este periodo inscribieron sus nombres en los padrones de los distintos municipios del Archipiélago, un incremento del 7,87 por ciento sobre los 23.416 llegados en 2000, la Isla acaparó la cifra de 8.782 almas, lo que representa un 34,77 por ciento del total, frente al 33,55 de Gran Canaria.

Este comportamiento supone una variación con respecto a las cifras del año 2000, cuando fue la Isla oriental, con unos valores del 34,61 por ciento, el destino que atrajo a mayor población extranjera, en contraposición con el 30,15 que le correspondió a Tenerife.

Lo cierto es que ese flujo de personas que eligió Tenerife como lugar de residencia se ha repartido de forma desigual por el territorio. El caso más significativo lo representa el hecho de que Arona haya acogido nada menos que a 3.427 de esos extranjeros, un 39 por ciento del total instalado en la Isla.

El municipio de La Laguna le sigue en importancia, con una cifra total de 1.092 empadronamientos (12,43%), junto a los 874 residenciados de Adeje (9,95%), los 752 que optaron por Puerto de la Cruz (8,56%) o los 662 que eligieron Guía de Isora (7,54%).

Por el contrario, llama la atención el escaso peso que representa la capital de la Isla, Santa Cruz de Tenerife, donde durante 2001 sólo se dieron de alta 186 extranjeros, un 2,12 por ciento.

Cuestión de origen

En cuanto al continente de procedencia de estos nuevos pobladores destacan fundamentalmente dos grupos. De un lado, estarían los europeos en general, tanto los ciudadanos comunitarios, como los de los países candidatos a ingresar en la Unión Europea, así como los del resto de nacionalidades, pero el componente mayoritario está representado por los americanos, fundamentalmente los procedentes del centro y el sur del continente.

Si el análisis se realiza tomando como referencia el país de origen, los venezolanos continúan siendo la comunidad con mayor aporte demográfico, 1.284 personas, si bien su número descendió con respecto a los valores del año 2000, pero es la presencia de los colombianos la que, sin duda, ha crecido de una forma espectacular.

Este grupo alcanzó a empadronar en 2001 a nada menos que 1.112 personas, situándose por encima de residentes tradicionales como los alemanes, con 994 altas, o bien los ciudadanos del Reino Unido, que sumaron 942.

Otras ciudadanías significativas por su peso específico dentro de este flujo migratorio global son los argentinos, que empadronaron a 909 personas; los italianos, que registraron un número de 501, o también los cubanos, con 474 altas.

Hay colectivos, como es el caso de los marroquíes y senegaleses, que siguen incrementando sus valores, con 205 y 67 residenciados, respectivamente, un comportamiento que se puede aplicar a los búlgaros, los rumanos y los rusos.