Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Apple apunta a los contenidos y su propia tarjeta de crédito para seguir cautivando leer

Un millón y medio de coches han usado el túnel de Tres de Mayo

Diez semanas después de su entrada en servicio, el número de conductores que utiliza en la actualidad esta vía duplica el de los primeros días. El viernes 23 de mayo fue el de mayor tráfico.
EL DÍA, S/C de Tenerife
8/jun/03 9:46 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El túnel de Tres de Mayo cumple diez semanas de su puesta en servicio con unos datos que demuestran la adaptación paulatina de los conductores a esta vía. Según se desprende de las cifras facilitadas por la sala de control, el número de usuarios actuales duplica el que se registró en los primeros días.

Así, frente a los 13.850 vehículos registrados dos días después de que entrara en servicio ?el viernes 4 de abril?, el pasado jueves ?5 de junio? pasaron 29.872.

Hasta la fecha, el día de mayor tráfico fue el viernes 23 de mayo, con 30.712 coches, si bien nunca se ha registrado un accidente en un interior, siendo la presencia de un gato el incidente más importante que ha obligado a actuar al retén que tiene la sala de control en el interior del túnel, con una extensión de casi un kilómetro.

La mayoría de los vehículos se incorporan al túnel desde su inicio, frente al edificio de Usos Múltiples II, siendo la entrada de La Salle la segunda favorita, quedando relegada al tercer puesto en las preferencias el acceso por la zona del mercado.

Se da la circunstancia de que este acceso fue el último que entró en servicio, días después de su inauguración.

Por horarios, el mayor tránsito de coches se registra a diario entre las 13:00 y las 15:00 horas, siendo los últimos sesenta minutos el momento de mayor paso de coches, si bien "nunca se ha llegado a producir un colapso en el interior", aseguran las fuentes consultadas, gracias a que los accesos están regulados por semáforos.

El otro momento de mayor tránsito afecta al tiempo comprendido entre las 16:00 y 20:00 horas. Además, explican, los conductores no se han acostumbrado a utilizar esta vía, dándose la paradoja de que mientras en la parte exterior de Tres de Mayo se ven obligados a soportar colas, en el interior el tráfico discurre con fluidez.

El túnel, que cuenta con tres carriles, uno de ellos considerado como vía de incorporación para garantizar la seguridad por los accesos de La Salle y el mercado, tiene capacidad para acoger un movimiento de 8.000 coches a la hora, si bien esta cifra sólo se ha llegado a registrar en una cuarta parte.

Además de la falta de costumbre, las fuentes consultadas explican que algunos de los argumentos esgrimidos por los conductores que no han utilizado aún esta vía es el temor a la inseguridad, un miedo injustificado y que carece de fundamento, a su juicio. Sirva como dato que la docena de columnas SOS instaladas en el interior se revisan tres veces al día para garantizar su operatividad.

Sobre la avenida Tres de Mayo, en el edificio de la Policía Municipal de Santa Cruz de Tenerife, está instalada la sala de control, en la que están instalados siete monitores que siguen al detalle cada una de las evoluciones que se suceden en el interior del túnel.

Estas imágenes están supervisadas durante las veinticuatro horas del día por dos controladores que están en contacto continuo con otro retén que está ubicado en el interior del túnel, que se encarga de cualquier actuación inmediata.

En los primeros días, se tuvieron que estrenar con algunos peatones, cuya presencia está prohibida por medidas de seguridad, que accedieron a la vía para curiosear.

Desde la sala de control se tiene la posibilidad de actuar en la señalización del interior de la vía, ya sea a través de la iluminación semafórica o regulando el tráfico con las aspas que se han colocado sobre cada una de las vías.

De esta manera, si se produjera una avería en algún coche que lo obligara a pararse en el carril derecho, desde la sala de control se activaría el dispositivo de seguridad: Cerraría el tráfico por la vía y lo comunicarían al retén que está en el interior para que fuera en auxilio del conductor.