Santa Cruz de Tenerife

La restauración de la fuente de la Alameda del Duque de Santa Elena costará casi 30.000 euros


EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jun/03 10:11 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

Lo que empezó como una gamberrada irresponsable en un día de Carnaval ha terminado por salirle bastante caro al erario público. La reparación de los daños causados en la fuente central de la Alameda del Duque de Santa Elena costará casi 30.000 euros, en concreto 29.955,88, según el proyecto al que ha tenido acceso EL DÍA .

En la mañana del domingo de Carnaval, el acto vandálico de un grupo de gamberros "pasados de rosca" provocó la rotura de un lateral y del motivo central de la fuente. Empleados de la empresa Imes retiraron estos elementos, que han permanecido guardados en una nave. Una vez establecido el contacto pertinente con el Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes para que asesorara al ayuntamiento sobre la forma de proceder a la restauración, un equipo formado por la catedrática María Isabel Sánchez y dos profesores ha elaborado un informe. En este trabajo se indica que para acondicionar "la primera fuente de mármol de Canarias" es preciso llevar a cabo una serie de acciones en la propia Alameda que supondrán un coste de 29.955,88 euros, con un plazo de ejecución de las obras de aproximadamente tres meses.

Esta fuente de mármol es una pieza fundamental de la Alameda del Duque de Santa Elena, creada en 1787 por el arquitecto Andrés Amat de Tortosa. La superficie de la Alameda abarca 1.400 metros cuadrados. En el extremo norte se localizaba esta fuente de mármol procedente de los talleres genoveses, que fue colocada en 1820 en su emplazamiento actual.

Como consecuencia de distintas intervenciones a lo largo del tiempo, la fuente, que aparecía inicialmente sobre una base de forma hexagonal con dos escalones, hoy aparece situada a ras de suelo. Además de este cambio de nivel, ha sufrido diversos deterioros, aparte del envejecimiento natural, que ha afectado a su estructura. Entre ellos destacan, siguiendo este informe de la Facultad de Bellas Artes, las roturas múltiples a consecuencia de impactos.

En cuanto al último acto de ataque a esta parte fundamental del patrimonio histórico de Santa Cruz, el texto es elocuente: "Re-cientemente, la fuente ha sufrido un atentado, como consecuencia del cual cayó el fuste central, impactando sobre el módulo uno del estanque, produciendo su fragmentación en varios trozos de grandes dimensiones, sin que hasta el momento se haya podido comprobar si se ha perdido algún fragmento... "... A causa de la caída, el fuste central presenta múltiples roturas, con desaparición de materia y daños en la estructura cristalina... Igualmente, el impacto ha dejado huella en las conchas".

Pese a todas estas patologías, el informe concluye que la recuperación es posible con una limpieza general y actuaciones concretas.

Lo que empezó como una gamberrada irresponsable en un día de Carnaval ha terminado por salirle bastante caro al erario público. La reparación de los daños causados en la fuente central de la Alameda del Duque de Santa Elena costará casi 30.000 euros, en concreto 29.955,88, según el proyecto al que ha tenido acceso EL DÍA .

En la mañana del domingo de Carnaval, el acto vandálico de un grupo de gamberros "pasados de rosca" provocó la rotura de un lateral y del motivo central de la fuente. Empleados de la empresa Imes retiraron estos elementos, que han permanecido guardados en una nave. Una vez establecido el contacto pertinente con el Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes para que asesorara al ayuntamiento sobre la forma de proceder a la restauración, un equipo formado por la catedrática María Isabel Sánchez y dos profesores ha elaborado un informe. En este trabajo se indica que para acondicionar "la primera fuente de mármol de Canarias" es preciso llevar a cabo una serie de acciones en la propia Alameda que supondrán un coste de 29.955,88 euros, con un plazo de ejecución de las obras de aproximadamente tres meses.

Esta fuente de mármol es una pieza fundamental de la Alameda del Duque de Santa Elena, creada en 1787 por el arquitecto Andrés Amat de Tortosa. La superficie de la Alameda abarca 1.400 metros cuadrados. En el extremo norte se localizaba esta fuente de mármol procedente de los talleres genoveses, que fue colocada en 1820 en su emplazamiento actual.

Como consecuencia de distintas intervenciones a lo largo del tiempo, la fuente, que aparecía inicialmente sobre una base de forma hexagonal con dos escalones, hoy aparece situada a ras de suelo. Además de este cambio de nivel, ha sufrido diversos deterioros, aparte del envejecimiento natural, que ha afectado a su estructura. Entre ellos destacan, siguiendo este informe de la Facultad de Bellas Artes, las roturas múltiples a consecuencia de impactos.

En cuanto al último acto de ataque a esta parte fundamental del patrimonio histórico de Santa Cruz, el texto es elocuente: "Re-cientemente, la fuente ha sufrido un atentado, como consecuencia del cual cayó el fuste central, impactando sobre el módulo uno del estanque, produciendo su fragmentación en varios trozos de grandes dimensiones, sin que hasta el momento se haya podido comprobar si se ha perdido algún fragmento... "... A causa de la caída, el fuste central presenta múltiples roturas, con desaparición de materia y daños en la estructura cristalina... Igualmente, el impacto ha dejado huella en las conchas".

Pese a todas estas patologías, el informe concluye que la recuperación es posible con una limpieza general y actuaciones concretas.

Lo que empezó como una gamberrada irresponsable en un día de Carnaval ha terminado por salirle bastante caro al erario público. La reparación de los daños causados en la fuente central de la Alameda del Duque de Santa Elena costará casi 30.000 euros, en concreto 29.955,88, según el proyecto al que ha tenido acceso EL DÍA .

En la mañana del domingo de Carnaval, el acto vandálico de un grupo de gamberros "pasados de rosca" provocó la rotura de un lateral y del motivo central de la fuente. Empleados de la empresa Imes retiraron estos elementos, que han permanecido guardados en una nave. Una vez establecido el contacto pertinente con el Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes para que asesorara al ayuntamiento sobre la forma de proceder a la restauración, un equipo formado por la catedrática María Isabel Sánchez y dos profesores ha elaborado un informe. En este trabajo se indica que para acondicionar "la primera fuente de mármol de Canarias" es preciso llevar a cabo una serie de acciones en la propia Alameda que supondrán un coste de 29.955,88 euros, con un plazo de ejecución de las obras de aproximadamente tres meses.

Esta fuente de mármol es una pieza fundamental de la Alameda del Duque de Santa Elena, creada en 1787 por el arquitecto Andrés Amat de Tortosa. La superficie de la Alameda abarca 1.400 metros cuadrados. En el extremo norte se localizaba esta fuente de mármol procedente de los talleres genoveses, que fue colocada en 1820 en su emplazamiento actual.

Como consecuencia de distintas intervenciones a lo largo del tiempo, la fuente, que aparecía inicialmente sobre una base de forma hexagonal con dos escalones, hoy aparece situada a ras de suelo. Además de este cambio de nivel, ha sufrido diversos deterioros, aparte del envejecimiento natural, que ha afectado a su estructura. Entre ellos destacan, siguiendo este informe de la Facultad de Bellas Artes, las roturas múltiples a consecuencia de impactos.

En cuanto al último acto de ataque a esta parte fundamental del patrimonio histórico de Santa Cruz, el texto es elocuente: "Re-cientemente, la fuente ha sufrido un atentado, como consecuencia del cual cayó el fuste central, impactando sobre el módulo uno del estanque, produciendo su fragmentación en varios trozos de grandes dimensiones, sin que hasta el momento se haya podido comprobar si se ha perdido algún fragmento... "... A causa de la caída, el fuste central presenta múltiples roturas, con desaparición de materia y daños en la estructura cristalina... Igualmente, el impacto ha dejado huella en las conchas".

Pese a todas estas patologías, el informe concluye que la recuperación es posible con una limpieza general y actuaciones concretas.