Santa Cruz de Tenerife

La decana dice adiós

Gabi García comenzó a trabajar como secretaria del Grupo municipal Socialista hace 14 años, tarea que abandonará mañana, tres días antes del inicio de la nueva legislatura.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/jun/03 10:11 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

Gabriela Esperanza García Montesinos es secretaria del Grupo municipal Socialista desde hace catorce años, casi la tercera parte de su vida, lo que, además, la convierte en la decana de cuantos secretarios prestan su servicio en otros grupos municipales. Quizás pocas personas la identifiquen por su nombre completo, pues todos la conocen como Gabi.

Nacida el 14 de enero de 1958, llegó al Ayuntamiento de Santa Cruz casi por casualidad, ya que hasta entonces era asistenta del centro de educación especial Hermano Pedro. "Un día vine al despacho para saludar a una compañera de partido, Carmen Vega. Comencé a ayudarla, porque estaba desbordada por la gran cantidad de documentación que tenía sobre la mesa. A ella la cambiaron de destino y me ofrecieron seguir su tarea... y de eso han pasado ya 14 años", explica.

De las seis legislaturas democráticas vividas en Santa Cruz, Gabi ha estado tomándole el pulso a cuatro. Comenzó a las órdenes de María Dolores Pelayo, para seguir con Francisco Medina Fernández-Aceytuno (1991-95), José Vicente González Bethencourt (1995-99) y Emilio Fresco (1999-2003). Junto a estos portavoces de grupo, han pasado por la corporación 19 ediles socialistas. Sin perder su sonrisa, asegura que es la más antigua del grupo.

La segregación del aparato del partido del Grupo Socialista actual, ocurrida ya hace más de un año, ha colocado a Gabi fuera de los planes de futuro de los concejales electos del PSC-PSOE que tomarán posesión el próximo sábado.

Aunque con desconsuelo, es consciente de que tiene que abandonar las dependencias municipales mañana, miércoles, cuando se celebre el "pleno de la despedida".

Gabi reconoce su militancia en el Partido Socialista, aunque advierte de que nunca ha tenido la tentación de abandonar el trabajo que queda oculto en el habitáculo que ha ocupado durante 14 años para cambiar su mesa por el sillón que corresponde a los concejales. "Nunca me ha dado por eso. Me gusta el trabajo que hago y, sobretodo, el contacto directo con la gente que acude aquí para solicitar ayuda o información", señala.

Haciendo análisis de sus tres legislaturas y medias en el ayuntamiento, indica que la etapa más dura que vivió fue la comprendida entre 1995-99, coincidiendo con el paso por el ayuntamiento del cabeza de lista socialista José Vicente González Bethencourt.

A la luz de los resultados que ha obtenido su partido, que ha tenido como techo los 7 ediles de 1983 y como suelo, los 4 de los años 95 y 99, Gabi cree que el PSOE "no ha sabido nunca salir a la calle a encontrarse con la gente. No me refiero durante la campaña electoral; hablo como una práctica habitual que se desarrolle durante los cuatro años que dura cada legislatura".

Sintonizar con la gente, "patearse" Santa Cruz, es la clave del éxito, a juicio de Gabi, quien no oculta su afinidad personal con la que ha sido concejala del PSOE en los últimos ocho años, Herminia Gil, en la actualidad la veterana del grupo. "Ella sí que ha estado en contacto continuo con los vecinos", matiza con orgullo, haciendo suyo este logro personal.

De cara al futuro, Gabi considera que "el nuevo grupo municipal resultante de las pasadas elecciones del 25-M no es representativo del partido, pues fue impuesto".

Mientras termina de hacer los últimos paquetes para dejar libre el despacho, que será pintado y adecentado desde el próximo miércoles, Gabi atiende a la conversación con la sabiduría que acredita a quien sabe los secretos mejor guardados y reservados sólo a las paredes del palacio municipal y al personal de confianza. Mañana concluye su trabajo en el Grupo muni- cipal Socialista. Sabe que su futuro laboral es incierto, pero, ahora, sortea con magua sus últimas horas de un ciclo de catorce años en donde ha dado lo mejor de sí.

Gabriela Esperanza García Montesinos es secretaria del Grupo municipal Socialista desde hace catorce años, casi la tercera parte de su vida, lo que, además, la convierte en la decana de cuantos secretarios prestan su servicio en otros grupos municipales. Quizás pocas personas la identifiquen por su nombre completo, pues todos la conocen como Gabi.

Nacida el 14 de enero de 1958, llegó al Ayuntamiento de Santa Cruz casi por casualidad, ya que hasta entonces era asistenta del centro de educación especial Hermano Pedro. "Un día vine al despacho para saludar a una compañera de partido, Carmen Vega. Comencé a ayudarla, porque estaba desbordada por la gran cantidad de documentación que tenía sobre la mesa. A ella la cambiaron de destino y me ofrecieron seguir su tarea... y de eso han pasado ya 14 años", explica.

De las seis legislaturas democráticas vividas en Santa Cruz, Gabi ha estado tomándole el pulso a cuatro. Comenzó a las órdenes de María Dolores Pelayo, para seguir con Francisco Medina Fernández-Aceytuno (1991-95), José Vicente González Bethencourt (1995-99) y Emilio Fresco (1999-2003). Junto a estos portavoces de grupo, han pasado por la corporación 19 ediles socialistas. Sin perder su sonrisa, asegura que es la más antigua del grupo.

La segregación del aparato del partido del Grupo Socialista actual, ocurrida ya hace más de un año, ha colocado a Gabi fuera de los planes de futuro de los concejales electos del PSC-PSOE que tomarán posesión el próximo sábado.

Aunque con desconsuelo, es consciente de que tiene que abandonar las dependencias municipales mañana, miércoles, cuando se celebre el "pleno de la despedida".

Gabi reconoce su militancia en el Partido Socialista, aunque advierte de que nunca ha tenido la tentación de abandonar el trabajo que queda oculto en el habitáculo que ha ocupado durante 14 años para cambiar su mesa por el sillón que corresponde a los concejales. "Nunca me ha dado por eso. Me gusta el trabajo que hago y, sobretodo, el contacto directo con la gente que acude aquí para solicitar ayuda o información", señala.

Haciendo análisis de sus tres legislaturas y medias en el ayuntamiento, indica que la etapa más dura que vivió fue la comprendida entre 1995-99, coincidiendo con el paso por el ayuntamiento del cabeza de lista socialista José Vicente González Bethencourt.

A la luz de los resultados que ha obtenido su partido, que ha tenido como techo los 7 ediles de 1983 y como suelo, los 4 de los años 95 y 99, Gabi cree que el PSOE "no ha sabido nunca salir a la calle a encontrarse con la gente. No me refiero durante la campaña electoral; hablo como una práctica habitual que se desarrolle durante los cuatro años que dura cada legislatura".

Sintonizar con la gente, "patearse" Santa Cruz, es la clave del éxito, a juicio de Gabi, quien no oculta su afinidad personal con la que ha sido concejala del PSOE en los últimos ocho años, Herminia Gil, en la actualidad la veterana del grupo. "Ella sí que ha estado en contacto continuo con los vecinos", matiza con orgullo, haciendo suyo este logro personal.

De cara al futuro, Gabi considera que "el nuevo grupo municipal resultante de las pasadas elecciones del 25-M no es representativo del partido, pues fue impuesto".

Mientras termina de hacer los últimos paquetes para dejar libre el despacho, que será pintado y adecentado desde el próximo miércoles, Gabi atiende a la conversación con la sabiduría que acredita a quien sabe los secretos mejor guardados y reservados sólo a las paredes del palacio municipal y al personal de confianza. Mañana concluye su trabajo en el Grupo muni- cipal Socialista. Sabe que su futuro laboral es incierto, pero, ahora, sortea con magua sus últimas horas de un ciclo de catorce años en donde ha dado lo mejor de sí.