Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Dos detenidos por asesinar a un indigente en Gran Canaria leer

El colegio Tomé Cano contará el próximo curso con un comedor

Este centro de Educación Infantil y Primaria tiene 440 plazas. Aunque la asignación económica ya fue aprobada desde el año pasado por la Consejería de Educación, la puesta en marcha depende de unas obras.
EL DÍA, S/C de Tenerife
20/jun/03 18:10 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El colegio de Educación Infantil y Primaria Tomé Cano contará a partir del próximo curso con un comedor del que se podrán beneficiar sus alumnos.

Este centro ofrece en la actualidad 440 plazas y pertenece a la denominada línea dos, o sea, con dos aulas por cada nivel.

Aunque la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias ya aprobó el año pasado la asignación presupuestaria para acometer las obras y adquirir el mobiliario, en la actualidad el centro está pendiente de que en las próximas semanas se inicien los trabajos, lo que permitiría que el comedor entre en funcionamiento a comienzos del próximo curso.

Según los datos facilitados, la puesta en funcionamiento del comedor depende ahora mismo de la mejora de la red del suministro eléctrico, ya que la acometida con la que cuenta el centro es insuficiente para la energía que precisa la maquinaria.

En la puesta en marcha de los comedores escolares es preciso el concurso de dos administraciones: la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y el Ayuntamiento de Santa Cruz, dado que es el municipio en el que está el colegio Tomé Cano.

Desde hace varios meses, la Consejería dio luz verde a su aportación económica, si bien se está a la espera de que el Ayuntamiento ejecute la obra de acondicionamiento y mejora de la cocina.

Las fuentes consultadas destacaron la excelente acogida que tienen entre la población escolar los comedores, que viene a satisfacer la demanda de los padres.

Tomando como referencia la puesta en marcha de comedores en los colegios de Isabel La Católica y Duggi, los últimos que han entrado en servicio, las fuentes consultadas aseguran que este servicio viene a ampliar la oferta educativa y permite dar mayor comodidad a la unidad familiar.

Los comedores suponen un "alivio" a los progenitores, máxime porque la mayoría de las parejas trabajan y facilitan que los niños salgan del colegio ya almorzados.

A su vez, los centros públicos completan en los últimos años su oferta educativa con la programación de actividades complementarias así como los servicios de permanencia. Estos últimos están reservados para los padres que dejan a sus hijos antes o después de que comiencen las clases.

El colegio de Tomé Cano, que ultima en la actualidad su cambio de nombre de manera oficial ?ya que hasta el pasado mes de abril se denominaba General Franco? es el centro docente con carácter público de mayor capacidad de cuantos existen en la zona de El Cabo y La Salle. En la actualidad, de las 440 plazas que ofrece, están ocupadas 390, si bien se espera que a comienzos del próximo curso, estén todas asignadas con la puesta en marcha del comedor.