Santa Cruz de Tenerife

El Tablero acoge una cita muy especial

Aldeas Infantiles celebra hoy su habitual fiesta de cada inicio del verano para agasajar a sus socios y padrinos. La sede de la ONG, en el barrio sureño capitalino, se llenará de niños y mayores para disfrutar del cierre de esta nueva campaña de una entidad cuya razón de ser es la ayuda y el seguimiento constante a los pequeños con problemas.
JOSÉ D. MÉNDEZ, Tenerife
28/jun/03 18:15 PM
Edición impresa

La sede de Aldeas Infantiles SOS, en el barrio santacrucero de El Tablero, se llenará esta tarde de alegría con motivo de la fiesta de fin de curso de la ONG.

Javier Rodríguez es un palmero afincado en la Isla que lleva seis años en la entidad, cuatro de ellos como director. Aunque el ámbito de actuación es insular, la ubicación física de Aldeas está en el barrio capitalino de El Tablero, en concreto en la calle Anémona. Además, la mayoría de los 35 trabajadores y de los 55 niños de los que se ha ocupado la ONG en este curso viven o desarrollan su actividad cotidiana en la capital.

La fiesta de hoy es un acto habitual cada fin de curso, coincidiendo con el inicio del verano: "La hacemos con la intención de que convivan los niños de los socios y padrinos con los que tenemos en las casas. Habrá juegos, actividades de diverso tipo, ventorrillos,... La idea es pasar un buen rato y agradecer su gesto a las personas que nos ayudan". El programa se desarrollará entre las once de la mañana y las cinco de la tarde y se denomina Fiesta de Amigos 2003. Además de las subvenciones institucionales, Aldeas se nutre de sus socios y padrinos. Estos últimos al principio eran individuales, pero luego han pasado a ocuparse de las aldeas de forma colectiva.

En 1949, en Imst (Tirol austríaco) Hermann Gmeiner creó la primera aldea, en un intento de unir a los niños que habían quedado solos tras la II Guerra Mundial con las madres que habían perdido a sus hijos. Posteriormente, hace 35 años, comenzó en España y en Canarias en 1992. El primer hogar se abrió en La Laguna a principios de febrero de 1992. En septiembre de ese año abrieron otros dos en Candelaria y el primer traslado a la nueva sede de El Tablero se hizo el 23 de diciembre del 1993.