Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Primeros trámites para la licitación del carril Bus-VAO y el tercer carril de la TF-5 leer

Primera limpieza del fondo de la playa de Valleseco tras la riada del 31-M

"¡Hay hasta un coche!". Con esta frase, uno de los 17 buzos que participó en la mañana de ayer en el operativo resume su asombro por la cantidad de escombros y otros residuos que se han almacenado en el fondo de esta zona del litoral chicharrero. Nasas y bidones fueron la "calderilla" que se rescató.
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/jul/03 18:20 PM
Edición impresa

Poco después de las 11:00 horas de la mañana de ayer se lanzaban al agua de la playa de Valleseco 17 buzos de diferentes cuerpos y colectivos que participaron en la primera limpieza que se realiza en esta zona del litoral de la capital tinerfeña tras la riada del 31de marzo del año pasado y en la que se encontró hasta un coche o un poste de luz, si bien sólo se rescataron nasas que olvidaron algunos pescadores o bidones, tanto de pintura como de los que habitualmente se utilizan para almacenar combustible.

El operativo contó con la participación de siete especialistas del Cuerpo de Bomberos de Santa Cruz, así como otros tantos guardamuelles y miembros de Sestife, y tres componentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), y con el apoyo de dos embarcaciones, una zodiac de la Benemérita y el barco "El Halcón", de Esponjas del Teide, que habitualmente se encarga de retirar la basura de los buques que quedan fondeados fuera del Puerto.

La limpieza del fondo de la playa de Valleseco es una experiencia pionera que se ejecutó gracias a la iniciativa de los guardamuelles, quienes, tras realizar recientemente un curso de submarinismo, vieron con buenos ojos realizar este ejercicio práctico para conmemorar, además, la festividad de la Virgen del Carmen, que se celebrará el próximo 16 de julio.

El operativo fue coordinado por el jefe de Bomberos, Zebenzui Riquelme, quien en los 12 meses que lleva en el cuerpo, no recuerda que se haya realizado una experiencia similar en esta zona, aunque sí es habitual que se ejecute, por ejemplo, en la playa de Las Teresitas.

Después de enfundarse los trajes de submarinismo y colocarse los plomos y las bombonas de oxígeno, Zebenzui marca las directrices: "Comenzaremos en paralelo al muelle, barriendo la playa", mientras les reparte unos sacos en los que se lee "Café do Brasil", para almacenar los residuos. Estas instrucciones fueron seguidas por los buzos, quienes mostraron su sorpresa ante la presencia de un coche que estaba semienterrado entre la arena y la tierra que integran el fondo de la playa, por lo que fue imposible su rescate.

Junto a un poste de luz de grandes dimensiones, también se localizaron numerosas vías similares a las que todavía hoy se pueden ver en el muelle de Valleseco y que servían para el transporte del carbón a los barcos que venían a tomar suministro en esta zona, en la actualidad en desuso.

Durante unas dos horas, los buzos recorrieron esta pequeña bahía de Santa Cruz, mientras algunos vecinos se acercaban dejando entrever su deseo de que las administraciones públicas acometan la regeneración de esta playa del litoral.

"Tan solo me conformaría con que estuviera como antes de la riada", manifestó Jesús mientras sostenía a su hijo en brazos. La limpieza del litoral se completó con el adecentamiento del muelle, trabajo que desarrollaron dos operarios de Esponjas del Teide, que llenaron una gran bandeja de las que habitualmente se utiliza para escombros de la construcción.

Poco después de las 11:00 horas de la mañana de ayer se lanzaban al agua de la playa de Valleseco 17 buzos de diferentes cuerpos y colectivos que participaron en la primera limpieza que se realiza en esta zona del litoral de la capital tinerfeña tras la riada del 31-M y en la que se encontró hasta un coche o un poste de luz, si bien sólo se rescataron nasas que olvidaron algunos pescadores o bidones, tanto de pintura como de los que habitualmente se utilizan para almacenar combustible.

El operativo contó con la participación de siete especialistas del Cuerpo de Bomberos de Santa Cruz, así como otros tantos guardamuelles y miembros de Sestife, y tres componentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), y con el apoyo de dos embarcaciones, una zodiac de la Benemérita y el barco "El Halcón", de Esponjas del Teide, que habitualmente se encarga de retirar la basura de los buques que quedan fondeados fuera del Puerto.

La limpieza del fondo de la playa de Valleseco es una experiencia pionera que se ejecutó gracias a la iniciativa de los guardamuelles, quienes, tras realizar recientemente un curso de submarinismo, vieron con buenos ojos realizar este ejercicio práctico para conmemorar, además, la festividad de la Virgen del Carmen, que se celebrará el próximo 16 de julio.

El operativo fue coordinado por el jefe de Bomberos, Zebenzui Riquelme, quien en los 12 meses que lleva en el cuerpo, no recuerda que se haya realizado una experiencia similar en esta zona, aunque sí es habitual que se ejecute, por ejemplo, en la playa de Las Teresitas.

Después de enfundarse los trajes de submarinismo y colocarse los plomos y las bombonas de oxígeno, Zebenzui marca las directrices: "Comenzaremos en paralelo al muelle, barriendo la playa", mientras les reparte unos sacos en los que se lee "Café do Brasil", para almacenar los residuos. Estas instrucciones fueron seguidas por los buzos, quienes mostraron su sorpresa ante la presencia de un coche que estaba semienterrado entre la arena y la tierra que integran el fondo de la playa, por lo que fue imposible su rescate.

Junto a un poste de luz de grandes dimensiones, también se localizaron numerosas vías similares a las que todavía hoy se pueden ver en el muelle de Valleseco y que servían para el transporte del carbón a los barcos que venían a tomar suministro en esta zona, en la actualidad en desuso.

Durante unas dos horas, los buzos recorrieron esta pequeña bahía de Santa Cruz, mientras algunos vecinos se acercaban dejando entrever su deseo de que las administraciones públicas acometan la regeneración de esta playa del litoral. "Tan solo me conformaría con que estuviera como antes de la riada", manifestó Jesús mientras sostenía a su hijo en brazos. La limpieza del litoral se completó con el adecentamiento del muelle, trabajo que desarrollaron dos operarios de Esponjas del Teide, que llenaron una gran bandeja de las que habitualmente se utiliza para escombros de la construcción.