Santa Cruz de Tenerife

AÑAZA, un ejemplo para el movimiento vecinal

En catorce años de existencia, gracias a la intensa lucha de sus habitantes, este barrio del suroeste de la capital ha pasado de la carencia casi absoluta de infraestructuras a ser uno de los mejor dotados, no sólo de la isla de Tenerife, sino de toda Canarias.
JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tenerife
3/ago/03 18:50 PM
Edición impresa

JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tenerife

Hace catorce años que nacía, prácticamente de la nada, el barrio de Añaza. Esta zona del Suroeste carecía del más mínimo equipamiento o infraestructuras. No existían comercios, no bajaban las guaguas, ni siquiera había luz y los niños tenían que desplazarse al colegio de El Tablero. El panorama es ahora totalmente distinto porque, en palabras de Luis Celso, presidente de la asociación de vecinos ""8 de marzo"", ""gracias a la lucha del movimiento vecinal hemos mejorado infinitamente la dotación de servicios"".

Uno de los mayores patrimonios de Añaza es su gente, la mayoría jóvenes, que se esfuerzan cada día en ganar cotas de dignidad y en escapar de generalizaciones que son injustas la mayoría de las veces. Para el presidente de la asociación de vecinos, que lleva seis años en el cargo, ""hemos cumplido una etapa, la de dotarnos de infraestructuras básicas y de servicios deportivos y sociales. Ahora estamos en una segunda fase en la que queremos desarrollar el tema comunitario, un trabajo más social en el barrio"".

La asociación es muy luchadora y ellos mismos dicen que ""si tenemos algo es porque nos lo hemos trabajado. A veces, incluso, ante instituciones como el Cabildo o el Parlamento para que den el presupuesto y el ayuntamiento realice las obras necesarias. Pasó, por ejemplo, con la biblioteca municipal o con el polideportivo"".

Pero hay problemas, por supuesto: ""Hace tiempo que pedimos un servicio de urgencias nocturno en el centro de salud, que lo es también de las zonas cercanas como Santa María del Mar, Los Alisios o Acorán, unos 20.000 usuarios en total. Ahora hay que desplazarse siete kilómetros hasta Ofra y hay mucha gente mayor, además de que son bastantes los que no tienen coche. Somos una asociación que trabaja y colabora, pero también nos movilizamos cuando creemos que tenemos que hacerlo. Hemos sido siempre solidarios, como demuestra que el centro para emigrantes está a dos kilómetros del barrio y lo hemos aceptado"". Otra cuestión es la del transporte colectivo que los vecinos entienden ""deficitario"". Una reunión con Titsa ha establecido la posibilidad de elaborar un plan especial de transporte para Añaza, una opción ante la que la empresa fue receptiva.