Santa Cruz de Tenerife

Trino Garriga: "Ahí tienen el símbolo, ahora les toca a ustedes ponerle el corazón"


EL DÍA, S/C de Tenerife
5/nov/03 22:02 PM
Edición impresa

La plaza del Chicharro recuperó ayer la escultura que le diera nombre en 1979, cuando la expedición canario-venezolana de Los Liqui-Liquis la regaló al pueblo de Tenerife como símbolo de la unión de las dos orillas. En un acto solemne donde el monumento estuvo flanqueado por policías de gala, el representante de los Liqui-Liquis, Trino Garriga, recordó en un pequeño discurso que "ahí tiene (Santa Cruz) el símbolo, ahora les toca a ustedes ponerle el corazón".

A ritmo de "Alma llanera", la Banda Municipal de Música trajo a la mente uno de los temas no sólo más célebres de Venezuela, sino también del repertorio que interpretaran agrupaciones musicales del Carnaval como Purahey, Gavilanes o Teide en los años ochenta.

En su intervención, el alcalde de Santa Cruz hizo un recorrido por la historia de la escultura desde su desembarco a Tenerife hasta que "fuera robado y destrozado", y apostó por que continúe entre los chicharreros "al menos otros 24 años más", tiempo transcurrido desde que fuera inaugurado.

Entre las autoridades se encontraban varios concejales, entre ellos el de Cultura, Bruno Piqué, que ya ha inaugurado casi tantas esculturas como meses lleva en el cargo. Los acompañaban Juan Domínguez del Toro, responsable de la Comisión de Fiestas en el año en que Santa Cruz estrenó Chicharro, y Trino Garriga y Lito Mesa, de Liqui-Liquis, si bien prefirió colarse entre el público Juan Viñas, "hasta hace unos días gerente de Fiestas", dijo Garriga, y también testigo de excepción del regalo venezolano en 1979. Al terminar el acto, mientras el alcalde no paraba de fotografiarse con numerosos vecinos, Domínguez del Toro demostró su sabiduría al recordar que "Santa Cruz tiene en este pequeño espacio una exquisita representación de los símbolos de Canarias: Junto al Chicharro, el drago y el macizo de Anaga", en relación a la piedra de basalto que sostiene el monumento.