Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los trabajadores del tranvía de Tenerife mantienen la huelga parcial en abril leer

Las pilonas, un tope para facilitar que reine el respeto

Los asistentes al debate coincidieron en que en algunas zonas de Santa Cruz esta medida es muy necesaria para favorecer el paso de los ciudadanos y evitar el caos circulatorio que se produce.
30/nov/03 23:20 PM
Edición impresa

La introducción de las pilonas como elemento urbanístico en las calles del centro de Santa Cruz es, según los asistentes a este debate, un factor algunas veces positivo sobre todo para controlar el tráfico rodado y facilitar el "paseo" a los visitantes y vecinos de la ciudad.

En este sentido, el presidente de Zona Centro, Juan Farizo, se mostró algo escéptico con esta medida porque según él, "en algunos puntos concretos sí estoy de acuerdo con ellas, como pasa en la calle Valentín Sanz, pero en otras, como en La Palma, sólo hay servicios de mercancías y no parece lógico que haya pilonas, por lo que lo mejor es la flexibilidad en cada caso concreto".

Para Farizo, "sin pilonas también funciona la cosa. Soy un liberal en política y la administración actúa cuando algo deja de funcionar".

Sin embargo, y en contra de esta opinión, el concejal de Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Santa Cruz, José Domínguez Pastor, "es un sistema interesante según mi punto de vista porque sin ellas los coches entran como si fuera cualquier otra calle. Además no podemos hablar de temas particulares sino globales".

Los beneficios de la instalación y funcionamiento de estas pilonas están claros para el edil, "porque se potencia mucho más el comercio atrayendo a posibles clientes y esa gente es la que camina, así que hay que facilitarle en gran medida que pueda pasear".

Una postura que compartió el presidente de la Asociación de Vecinos Los Caberos, Ramón Frías, quien puso se ejemplo el barrio de El Cabo. "Al menos en mi zona sí hace falta ponerlas porque aquello es un caos. A algunos puestos de frutas del mercado se les ha permitido la carga y descarga en un lugar determinado, pero lo hacen en otras calles".

Para el presidente del CIT, Miguel Ángel González, "las pilonas son algo anecdótico".