Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer

La limosna de la lotería

El comedor social La Milagrosa, en la calle de La Noria, fue la institución agraciada en el sorteo benéfico del sábado que realizó la Onlae entre las sociedades altruistas de las ciudades que visita. El premio: 1.200 euros.
EL DÍA, S/C de Tenerife
3/dic/03 23:29 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La suerte tocó a la puerta del comedor social La Milagrosa, ubicado en la céntrica calle de La Noria, la tarde del pasado sábado, coincidiendo con la visita que realizó la Lotería Nacional a la capital tinerfeña.

Siguiendo con la costumbre que abandera el Organismo Nacional de Loterías y Apuesta del Estado (Onlae), esta institución sortea 1.200 euros entre las organizaciones benéficas censadas en la ciudad que visitan. Entre la docena de instituciones, el azar se acordó del comedor que regentan en pleno centro de Santa Cruz las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl.

Lejos de la lluvia de millones que cada jueves y sábado salen de los bombos, el comedor de La Noria se beneficia de casi una cantidad simbólica que, "estirándolo", permitirá sufragar un par de almuerzos.

El comedor de La Milagrosa abrió sus puertas hace 18 años. Una de las ocho hermanas de la congregación recuerda que "la iniciativa partió de la propia congregación. Coincidió que se cerró el Hospital Civil y muchos enfermos psiquiátricos deambulaban por las calles sin un plato caliente con el que poder paliar su hambruna".

En medio de esta labor callada, la religiosa recuerda la estrecha vinculación de su congregación con la ciudad. "Las hermanas vivían en el Hospital Civil hasta que se cerró y venía a dar clases a un colegio que había aquí", cuenta.

Ya en los años ochenta, acometieron una amplia remodelación del inmueble y su transformación en un comedor que alternaba su vocación con la de lavandería y ropería.

"En la actualidad, es raro que alguien te toque a la puerta para dejarte una limosna, aunque siempre hay algún caso", explica la religiosa, quien hace una especial mención a la colaboración que reciben de la comunidad hindú.

En la casa de La Milagrosa, en La Noria, algo menos de 80 personas acuden a diario para almorzar. "Es la única comida que se ofrece aquí", explica. El almuerzo se sirve desde las 12:00 horas hasta poco después de las 13:00 horas. Poco antes del mediodía, los transeúntes de La Noria ya advierten las colas para tomar un plato de potaje, de primero, y pollo, pescado o carne. Este es el menú habitual. "Su comida favorita es el potaje", insiste nuestra interlocutora. Desde las 8:00 de la mañana, las instalaciones están abiertas para que los indigentes puedan asearse, cambiarse y dejar su ropa para que se la laven.