Santa Cruz de Tenerife

IUC apoya la lucha contra el ruido emprendida por los vecinos del barrio de Duggi


EL DÍA, S/C de Tenerife
13/dic/03 0:01 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

Izquierda Unida Canaria (IUC) apoya a los vecinos del barrio de Duggi, que hace unas fechas entregaron al alcalde Santa Cruz, Miguel Zerolo, las primeras firmas que han recogido en contra de los ruidos provocados por el Bar Cañaveral, ubicado en los alrededores, las basuras y la inseguridad con la que actualmente conviven quienes habitan en esta zona próxima al barranco de Santos.

Para IUC, estas personas merecen una respuesta urgente por parte del Ayuntamiento capitalino tras nueve años en los que se les ha negado el derecho al descanso "al tener que soportar los ruidos procedentes del bar desde las 5 de la tarde hasta las 3 de la mañana, de media, durante todos los días de la semana", según sus propias palabras.

Los vecinos demandan, además, la recuperación del parque público que en la actualidad ha sido privatizado con la instalación de un bar, así como una mejora de la iluminación de la zona, de la limpieza, de sus instalaciones y un aumento de la vigilancia nocturna, ya que dicen transitar con miedo a determinadas horas por el "ambiente de drogas" que, según sus expresiones, perciben, a pesar de la existencia de un colegio en el lugar.

IUC se hace eco de las denuncias vecinales que aseguran que el bar, que ha sido alquilado por el ayuntamiento por "sólo 300 euros", según fuentes vecinales, carece de licencia de apertura y no cumple la distancia mínima exigidas por la Gerencia de Urbanismo y por Sanidad.

Además, los vecinos se quejan de que algunas asociaciones de propietarios no pueden acceder a la sala de reuniones, ya que para entrar en la misma hay que atravesar el bar Cañaveral, cuya puerta se encuentra normalmente cerrada.

Por todo ello, los vecinos reclaman la recuperación del parque público, mejores dotaciones para el barrio y un aumento de la seguridad en el mismo.

Asimismo, se quejan de la impotencia que sienten ante un problema que se alarga en el tiempo y al que no ven solución, a pesar de las reiteradas quejas que han dirigido a la alcaldía.

En definitiva una situación que empieza a ser ya insostenible para la mayor parte de los habitantes de este sector céntrico e histórico de la capital como es el de Duggi, el popular Monturrio, que no pueden vivir de la forma tranquila de siempre por culpa del ruido.