Santa Cruz de Tenerife

Ni decretos de Alcaldía ni carteles frenan el baño en el litoral del sur

Los habituales de la costa que va del Auditorio a La Hondura siguen "entrando en el agua casi a diario", aunque está prohibido con grandes letreros que han costado unos 3.000 euros.
José D. Méndez, S/C de Tenerife
9/ene/17 6:19 AM
Edición impresa
 

El benigno clima de Santa Cruz permite disfrutar del mar casi todo el año. El problema es dónde, porque muchos "ni quieren ni pueden ir a Las Teresitas", apunta un usuario habitual del litoral sur del municipio que, pese a la prohibición de hacerlo, continúa bañándose en los 1.240 metros que van de la playa del parque Marítimo al Muelle de La Hondura.

El pasado 26 de mayo, el alcalde, José Manuel Bermúdez, firmaba un decreto por el cual, a propuesta del Servicio de Control y Gestión Medioambiental, resolvía "prohibir el baño de forma permanente en la playa del parque Marítimo y todo el litoral contiguo hasta La Hondura", algo más de 1,2 kilómetros, "por existir riesgo evidente para la seguridad y la salud". Asimismo "se insta a la Autoridad Portuaria y al Gobierno de Canarias a que prohiba la práctica de la pesca desde tierra a la zona marítima"

Por último, se publicará "el Bando correspondiente y dará traslado a la Policía Local, a los efectos de vigilancia". Las multas podrían llegar a los 700 euros, pero, apuntan las fuentes que "si se ven agentes se sale del agua porque se puede estar allí sin bañarse".

En septiembre, el área de Medio Ambiente que preside el concejal Carlos Correa colocó grandes carteles de advertencia en cinco puntos de ese litoral. El edil socialista Andrés Martín Casanova le cuestionó por escrito la razón de los paneles cuando el suelo es de la Autoridad Portuaria y su coste, así cómo la gestión de los residuos.

Correa responde: "Hemos ido coordinados con la Autoridad Portuaria y Servicios Públicos para colocar esos carteles por valor de 2.900 euros. La gente se baña y pesca, pero está prohibido. Respecto a los hidrocarburos, Cepsa tienen un sistema de bombeo en el Castillo Negro y por capilaridad se sacan los residuos".

Un grupo de usuarios, incluso, encargó un estudio meramente indicativo, sin garantía científica, "con resultados negativos en la zona del Muellito".

Por su parte, Pedro Arcila, portavoz municipal de Sí se Puede, valoró: "Pedimos un informe para justificar la prohibición del baño y nos remitieron datos de la playa del parque Marítimo y de La Hondura, que confirman la contaminación del agua, pero no del resto del litoral. Reiteramos la solicitud y no nos han respondido"

Al margen de decretos, carteles e incluso de la calidad del agua, la gente se sigue bañando.