Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Vuelca un coche en la TF-1, cerca de Abades, y su conductora resulta herida leer

Agustín Espinosa, el nuevo general Gutiérrez

La plaza de la Isla de La Madera acogió ayer la recreación de la capitulación, donde las tropas inglesas rubricaron su rendición antes los españoles y las milicias, como hace 221 años.
El Día, S/C de Tenerife
23/jul/18 6:10 AM
Edición impresa
Agustín Espinosa, el nuevo general Gutiérrez

El Día, S/C de Tenerife

P oco después del mediodía de ayer, bajo un sol de justicia, Antonio Gutiérrez, comandante general de Canarias, y T. Troubridge, comandante de las tropas británicas, firmaron la siguiente capitulación:

"Las tropas pertenecientes a S.M. Británica serán embarcadas con sus armas de toda especie, y llevarán sus botes si se han salvado; y se les franquearán los demás que se necesiten, en consideración de lo cual se obligan por su parte a que no molestarán al pueblo de modo alguno los navíos de la Escuadra Británica que están delante de él, ni a ninguna de las islas en las Canarias, y los prisioneros se devolverán de ambas partes.

Dado bajo mi firma y sobre mi palabra de honor. Firmado: Samuel Hood".

Es el texto de la "rendición" de las tropas que acompañaron al almirante Horacio Nelson que se leyó ayer en la recreación que protagonizó la Asociación de la Gesta del 25 de Julio de la capital tinerfeña. Tras esta licencia histórica, Agustín Espinosa (Santa Cruz de Tenerife, 1931) da vida al nuevo general Gutiérrez. Como define el presidente de la asociación, Javier Gorostiza, es un lujo y un privilegio para el colectivo poder contar con él.

Agustín Espinosa explica que, 86 años después, sigue viviendo en la misma casa donde nació, en la calle Santa Rosa de Lima. En su vida, ha estado en contacto con militares en tres momentos. Su familia se estableció en La Habana y, durante su juventud cursó estudios en un colegio militar; como miembro de la quinta de 1952, también prestó su servicio militar, como cartero subinspector. "Todos los días tenía que ir a Correos", recuerda. Su tercer "contacto" con las tropas españolas fue su incorporación a la recreación de la Gesta. En este punto, Espinosa destaca la aportación de Teodoro Ríos. "Comencé como oficial de Artillería, y también me invitaron a encarnar al general Gutiérrez". "Una oportunidad para formar parte de esta historia que es un privilegio para cualquier chicharrero", añade.

En la "vida real", Agustín Espinosa dirigió la industria tabaquera La Suprema, que heredó de su familia, para luego abrir un taller de serigrafía. En paralelo, ha sido maestro de esgrima del Club Tenerife, atesorando títulos de campeón de España en las tres armas: espada, sable y florete.

Con generosidad, ha instruido en estas habilidades a los miembros del club, entre los que se encuentra, por ejemplo, Eduardo Gorostiza, miembro de la Asociación de Recreación de la Gesta. Agustín Espinosa asegura que cualquier chicharrero que se precie sabe la importancia que tiene el 25 de Julio, pues ese día el almirante Nelson sufrió la única derrota de su vida, y fue precisamente frente a las tropas españolas y al pueblo de Tenerife. "Esta recreación es un acto que tiene que continuar; nosotros somos aves de paso, pero quienes vengan seguirán recreando la Gesta".

"En 1972 quisieron robar la bandera de Nelson"

Con naturalidad, Agustín Espinosa comparte su sabiduría al recordar que en el Centro de Interpretación de Almeyda se expone la bandera de la fragata británica "Emerald". Al caer derrotado Nelson, la insignia quedó en Tenerife. Ha sido una "espinita" que han tenido clavada, hasta el punto que en 1972 la intentaron robar, pero fueron sorprendidos en el aeropuerto.