Sociedad

España atiende 853 casos de discriminación racial en los dos últimos años

Las víctimas fueron marginadas principalmente en los ámbitos del empleo y de la comunicación e internet, según la memoria anual.
Efe, Madrid
23/mar/17 1:03 AM
Edición impresa

Efe, Madrid

El Servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica atendió en los dos últimos años 853 casos, tanto de personas individuales como de colectivos, que fueron marginados por este motivo, principalmente en los ámbitos del empleo y de la comunicación e internet.

Así se desprende de las memorias anuales correspondientes a los años 2015 y 2016 elaboradas por este servicio dependiente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica adscrito al Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades.

En 2015, el número de casos fue de 222, si bien ese año el servicio solo estuvo en funcionamiento seis meses, y en 2016 ascendió a 631, lo que hace un total de 853 frente a los 1.052 contabilizados el anterior bienio. Del total, seis de cada diez fueron casos individuales y el resto colectivos. Según su perfil, el racismo afectó sobre todo a personas de entre 18 y 45 años, hombres y mujeres prácticamente por igual.

Fue a la hora de encontrar un empleo donde la mayoría padeció algún tipo de discriminación, seguido de los medios de comunicación e internet, acceso a bienes y servicios, asistencia policial y de agentes de seguridad, servicios sanitarios y sociales, vivienda y educación y formación. Además, también aparecieron casos en otros ámbitos como espacios comunes y comunidades de vecinos, registros, juzgados o empadronamiento.

Por comunidades, las oficinas del servicio de asistencia andaluzas tramitaron la mayor cantidad de casos, 177, seguida de Madrid (131) y la Comunidad Valenciana (91), al contrario que Baleares (9), País Vasco (13) y Navarra (14).

La directora del Instituto de la Mujer, Lucía Cerón, señaló ayer que el "coste social de la discriminación es inasumible" e hizo un llamamiento para hacer entre todos "un discurso que sume" hasta lograr que este tipo de servicios no sean nunca más necesarios. Isidro Rodríguez, director de la Fundación Secretariado Gitano, que coordina este servicio con las otras entidades que lo componen, calificó el momento actual de "especialmente crítico" y que puede convertirse en "más oscuro" aún.