Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife suma un punto tras estar contra las cuerdas en Lorca leer

Los swingers ayudan a superar prejuicios en nuestra sociedad

Las prácticas de los swingers se abren camino en nuestra sociedad, ayudando a romper tabúes. En España, estamos evolucionando a nuevas formas de disfrute sexual que cada vez son más aceptadas. Webs, redes sociales y clubs sirven de punto de encuentro a parejas liberales swingers, que viven, sobre todo, en grandes núcleos de población
5/jul/17 0:24 AM
eldia.es

La palabra swinger es de origen anglosajón y hace referencia a personas liberales que desean amplia sus horizontes sexuales y sentimentales, de común acuerdo con sus parejas. El intercambio de parejas es una práctica común de los swingers para romper con la monotonía y probar nuevas experiencias.

En el pasado, las prácticas que realizan los swingers eran consideradas “inmorales” o “anti-naturales” en muchos países pero, hoy en día, la sociedad está evolucionando y las prácticas swingers ya son aceptadas por amplios sectores de la sociedad. Los esquemas sexuales preestablecidos ya no son aceptados como un dogma por muchas parejas, de mente mucho más abierta y tolerante.

En España, el mayor número de swingers se concentra en grandes núcleos de población y la forma de interactuar y comunicarse entre ellos es mediante webs, clubs y redes sociales, principalmente. En webs como esposasymaridos.com es posible encontrar numerosas fotos y perfiles de parejas swingers que desean contactar con otras.

Estos grupos de swingers viven su sexualidad de forma mucho más abierta que las parejas convencionales y entienden el intercambio de parejas como una forma de expandir el placer y evitar la infidelidad, extremo que confirman muchos especialistas.

Así, psicólogos especializados en sexualidad confirman que uno de los principales beneficios del intercambio de parejas es que ayuda a acabar con los celos y, si se trata de una actividad plenamente compartida por ambos miembros de la pareja, refuerza la relación.

Las parejas swingers que hacen intercambios tienen menos miedo de experimentar, son más flexibles en el sexo y engañan menos que las parejas convencionales, explican los psicólogos. Sin embargo, es básico que ambos miembros de la pareja deseen disfrutar de la experiencia por igual. Si uno de los componentes no está convencido o se ve arrastrado a una experiencia swinger podrán surgir graves problemas en la relación, e incluso llegar a la ruptura.

Aunque la creencia común es que son los hombres quienes acostumbran a iniciar a sus parejas femeninas en el mundo del intercambio de parejas, los expertos lo desmienten: en la práctica, hay casi tantos hombres como mujeres que deciden iniciarse en el intercambio de parejas para hacer realidad sus fantasías sexuales.

Consejos para disfrutar del intercambio de parejas

Para disfrutar plenamente del intercambio de parejas que realizan los swingers, los expertos recomiendan seguir una serie de normas o pautas de comportamiento:

Respeto. El respeto es una de las principales normas que debe regir un intercambio de parejas y que es imprescindible para el disfrute de todos sus participantes. Debe ser una práctica consentida y consensuada, donde los límites han sido acordados previamente. Siempre tiene que ser una práctica libre y deseada.

Confianza.  Si no existe confianza previa en la pareja, el intercambio no funcionará y pasará de ser una actividad placentera a una fuente de conflictos y problemas en la relación.

Higiene. En el código de conducta la higiene nunca debe ser olvidada. La higiene personal es aún más importante cuando se trata de relaciones entre desconocidos.

Protección.  Otra regla básica que debe seguirse a rajatabla, utilizando preservativos o evitando prácticas de riesgo. Hay parejas que no disfrutan del sexo si usan preservativo: si es así, deberá ser consentido y compartir todos los componentes del intercambio de parejas los potenciales riesgos. Con la protección adecuada se previenen posibles embarazos no deseados o el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Prudencia.  El intercambio de parejas es una práctica sexual que, generalmente, no implica una conexión sentimental. Es habitual y ayuda a disfrutar más disponer de poca información sobre la vida personal o laboral de la otra pareja. La discrección ayuda a evitar incomodidades y situaciones tensas.

Otras prácticas de los swingers

Aunque el intercambio de parejas es una actividad común de los swingers, existen otras prácticas sexuales que les caracterizan. Hay swingers que también practican, por ejemplo, el BDSM. 

El BDSM engloba a diversas prácticas sexuales consentidas que incluyen bondage, dominación, sumisión y sadomasoquismo. El BDSM facilita hacer realidad una gran variedad de fantasías eróticas.

Otra práctica habitual de muchos swingers es observar las relaciones íntimas de otros y obtener placer con ello. Los swingers acuden a clubs especiales para ello o recurren a habitaciones de hotel y apartamentos privados.

Y, en todo caso, el denominador común de todas estas prácticas, ya sean intercambios de parejas, BDSM u observar a otros mientras realizan el acto sexual, es el consentimiento y el respeto por parte de todos los participantes.


Sin link... nada mas así suficiente.