Sociedad

Misioneras y Misioneros Identes, que se iniciaron en Tenerife, recuerdan a su fundador

Madrid/Las Palmas de Gran Canaria, Europa Press
30/nov/17 11:33 AM
eldia.es

El Instituto Id de Cristo Redentor Misioneras y Misioneros Identes --que dio sus primeros pasos en Tenerife-- y la Fundación Fernando Rielo han organizado una serie de actos con motivo de XIII aniversario de la muerte de su fundador, Fernando Rielo Pardal, que se celebrarán el próximo miércoles 6 de diciembre en Madrid y entre los que destaca una misa presidida por el cardenal y arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Los actos darán comienzo a las 16.00 horas con la proyección del documental 'Sed Santos. El carisma Idente', de Catherine McGilvray, en el salón de actos del Seminario Conciliar. A las 18.00 horas, tendrá lugar la Eucaristía en su memoria en la catedral de Santa María la Real de la Almudena.

Fernando Rielo Pardal nació en Madrid el 28 de agosto de 1923 en una familia muy religiosa y su infancia se vio marcada por la guerra civil española. Finalizada la guerra, concluyó los estudios en el Instituto Real de San Isidro en Madrid.

A los 16 años, en la Sierra de Guadarrama (Segovia) cuenta que recibió la llamada de Dios: "Sé santo, hijo mío, como yo soy santo". A los 20 años entró en la Congregación del Santísimo Redentor, y creó un movimiento llamado Motus Christi con el que se pretendía vivir una religiosidad marcada por la conciencia filial hacia el Padre Celestial.

Tras unos años de permanencia en la Congregación de los Redentoristas, salió de ella en 1957 y se reincorporó al mundo laboral, siendo destinado como funcionario del Estado a Santa Cruz de Tenerife. Rielo afirma que fue al salir del aeropuerto cuando Dios le indicó que aquel era el lugar para la fundación de la Institución de las Misioneras y Misioneros Identes en 1959.

Este instituto dio sus primeros pasos en la diócesis de Tenerife (Canarias) bajo el impulso del entonces obispo, monseñor Domingo Pérez Cáceres. Estaba formada por varones y mujeres, laicos y clérigos, célibes y casados, y obtuvo el reconocimiento canónico de la diócesis de Madrid el 23 de enero de 1994, como Asociación Pública de Fieles.

El 22 de octubre de 2004, también en la diócesis de Madrid, la Santa Sede confirió a esta institución el rango de instituto de vida consagrada, siendo canónicamente reconocido Fernando Rielo como fundador de la misma poco antes de su fallecimiento. El 11 de julio de 2009, año del 50 aniversario de la fundación del instituto, éste fue reconocido como instituto de vida consagrada de derecho pontificio.

Durante estos años la institución se ha extendido por numerosos países de Europa, América, Asia y África, con unas noventa casas distribuidas en veinticinco países.