Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El cadáver hallado en los alrededores de El Campillo es el Laura Luelmo leer
STEPHEN HAWKING

Muere el físico Stephen Hawking, un símbolo de la ciencia, el humor y la divulgación

Londres, EFE
14/mar/18 7:45 AM
eldia.es
FACUNDO ARRIZABALAGA (EFE)

Madrid, EFE Stephen Hawking, fallecido con 76 años, no solo pasará a la historia por su innegable aportación a la Física, sino que, como su predecesor alemán Albert Einstein, es ya un icono mundial, gracias a su carácter desenfadado y a una inestimable labor divulgativa con la que ha conseguido 'contagiar' a miles de jóvenes.

Desde el punto de vista científico, Hawking deja un importante legado, pero su aportación más original fue intentar establecer una teoría que uniera la teoría de la Relatividad General de Albert Einstein con la física cuántica, junto a la llamada "radiación de Hawking", un planteamiento que establecía que los agujeros negros emiten un tipo de radiación, algo impensable hasta entones.

Nacido en una familia de intelectuales en Oxford, el 8 de enero de 1942 (el 300 aniversario de la muerte de Galileo Galilei), estudió en la Universidad de esta ciudad británica pero se doctoró en Física Teórica y Cosmología en la Universidad de Cambridge, donde ocupó la misma cátedra que Isaac Newton.

Con 21 años, le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa progresiva que le impedía moverse y hablar y que le llevó a utilizar un sofisticado método electrónico para comunicarse con el exterior.

A Hawking, cuyo cuerpo le resultaba una cárcel, y a quien auguraron una muerte inminente, se volcó en la Física Teórica y once años después del dictámen médico publicó el primero de sus hallazgos, la existencia de la llamada "radiación de Hawking", que establecía que los agujeros negros emiten un tipo de radiación, algo impensable hasta entones.

Además, Hawking, quien intentó establecer una teoría en la que confluyen la Relatividad General de Einstein y la física cuántica, revolucionó la Física con sus teorías del espacio-tiempo, sobre el Big Bang y sobre la radiación de los agujeros negros.

Todas ellas quedaron fueron explicadas en su obra "Breve historia del tiempo", publicada en 1988 y que se convirtió en un 'best seller' con más de 25 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

Años más tarde, en 2005, Hawking viajó a Oviedo para presentar la obra 'Brevísima historia del tiempo', que simplificaba y actualizaba la anterior y que se publicó antes en castellano que en inglés.

Esa ocasión fue una de las tantas que visitó nuestro país. La primera vez fue en 1960, con 18 años, antes de ser diagnosticado.

Años después, ya en silla de ruedas y convertido en un famoso científico, visitó Tenerife en varias ocasiones, donde capitaneó el festival científico Starmus al que asistieron varios premios Nobel entre otras muchas mentes privilegiadas.

También en nuestro país -del que era un enamorado-, recibió premios tan importantes como el Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA en 2016 o el Príncipe de Asturias de la Concordia y la Medalla de oro del CSIC, ambos en 1989.

Fuera de nuestras fronteras, Hawking recibió prácticamente todos los galardones que se pueden obtener, salvo el Nobel, dado que muchas de sus investigaciones tardarán años en ser comprobadas (o no lo serán), requisito imprescindible para recibir el premio sueco.

Pero junto al eminente científico, Hawking será recordado por sus frases legendarias ('Sin imperfección ni tú ni yo existiríamos', 'quiero que mis libros se vendan en las tiendas de los aeropuertos' o 'la ciencia puede ser tan popular como el sexo'), por su enorme carisma, su manera de exprimir la vida (llegó a realizar un vuelo estratosférico para experimentar la ingravidez), y por sus muchas anécdotas.

Y es que Hawking fue capaz, por ejemplo, de apostar cien dólares con el físico británico Peter Higgs, a que el experimento del acelerador de partículas LHC de Ginebra no serviría para dar con la partícula del bosón de Higgs, apuesta que perdió cuando en 2012 se confirmó su existencia. Entonces, Hawking pidió el Nobel para su colega.

Pero, más allá de la física teórica, este científico británico cuenta con un documental sobre su vida, una película ("La teoría del todo"), y ha salido en las mundialmente famosas series televisivas: Star Treck, The Simpson, Futurama y The Big Bang Theory. Eso sin mencionar que pese a ser ateo llegó a ser miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias.

Desde la política, pasando por el Vaticano, la comunidad científica, las asociaciones relacionadas con la discapacidad, o la televisión, el mundo entero rinde hoy homenaje a la figura de este personaje inmensamente popular, que con su sentido del humor y su amor por la ciencia inspiró miles de vocaciones, lo que para muchos fue uno de sus grandes legados.

Y es que Hawking no solo ha sido un genio de la historia, sino también uno de los más queridos. Prueba de ello son los centenares de mensajes que hoy inundan las redes y que lamentan su pérdida.

Pero, tal y como dijo en una ocasión durante una entrevista con el periódico The New York Times (2004): "Mis expectativas se vieron reducidas a cero cuando tenía 21 años. Todo desde entonces ha sido un regalo".

STEPHEN HAWKING