Sociedad

El secretario general de la ONU pide liderazgo y ambición para afrontar el cambio climático

Madrid, Europa Press
3/dic/18 13:06 PM
eldia.es
Ceremonia inaugural de la Cumbre del Clima (COP24) que se celebra en Katowice (Polonia), hoy, 3 de diciembre de 2018. /Andrzej Grygiel (EFE)

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha reclamado a los líderes mundiales un "liderazgo sagaz" y "mayor ambición" y compromiso para afrontar el "profundo problema" con el cambio climático, que está yendo "más rápido" que los hombres.

"Debemos alcanzar su ritmo pronto, antes de que sea demasiado tarde", ha urgido Guterres, quien ha apelado a reducir las emisiones un 45 por ciento en 2030, respecto de los niveles de 2010 y alcanzar cero emisiones en 2050.

Durante la ceremonia de apertura de la XXIV Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático (la COP24) en Katowice (Polonia) el secretario general de la ONU ha advertido a los jefes de Estado y presidentes de Gobierno presentes, entre ellos, Pedro Sánchez, ha advertido de que esta es una cuestión "de vida o muerte" para muchas personas, regiones e incluso países y ha destacado que la reunión, que se prolongará hasta el 14 de diciembre es "la más importante" para avanzar desde que hace tres años se firmó el Acuerdo del Clima de París.

En este contexto, ha recordado que el objetivo en Katowice es finalizar el programa de trabajo del Acuerdo de París para su implantación y ha advertido de que el plazo es el que entonces se dieron los propios mandatarios.

En su receta, Guterres ve necesaria una transformación "completa" de la economía energética, de la gestión de los recursos y los bosques, al tiempo que es preciso llegar a un desarrollo sostenible bajo en carbono y resistente al clima.

El secretario general de la ONU ha reprochado a los asistentes de que a pesar de que la sociedad está siendo testigo de los "devastadores" impactos del cambio climático que se están produciendo "a lo largo de todo el mundo" no se está haciendo "lo suficiente" ni se va lo suficientemente rápido para prevenir las alteraciones "irreversibles y catastróficas" del calentamiento.

Asimismo ha insistido en que no se está haciendo "lo suficiente" para capitalizar las "enormes" oportunidades medioambientales, sociales y económicas de la acción climática.

En concreto, ha recordado que la ciencia demanda una "respuesta significativamente más ambiciosa" en el marco de acción que proporciona el acuerdo de París, pero que es preciso hacerlo operativo.

El secretario general de la ONU ha apelado a la responsabilidad colectiva para invertir este "caos climático global" y consolidar el compromiso financiero hecho en París y para asistir a las comunidades y naciones más vulnerables. "La acción climática ofrece un convincente camino para transformar nuestro mundo a mejor", ha añadido.

En este contexto ha recordado que según la Organización Meteorológica Mundial, los 20 años más cálidos se han registrado en los últimos 22 años, y entre estos, los cuatro más cálidos, en los últimos cuatro años; que la concentración de CO2 ha sido la más alta registrada en 3 millones de años y que las emisiones están volviendo a crecer.

Igualmente, ha precisado que el reciente informe del IPPC advierte de que el calentamiento podría llegar a 1,5ºC en 2030 y tendría impactos devastadores. "El último informe de misiones de la ONU nos dice que las contribuciones y compromisos nacionales actuales conducirán a un calentamiento global de unos 3ºC a final de siglo", ha comentado.

En definitiva, ha afeado a la mayoría de los países más responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero están por detrás de sus esfuerzos para llegar a las necesidades de París. "Estamos muy lejos del rumbo. Necesitamos más acción y más ambición. Tenemos que cerrar absolutamente esta brecha de emisiones", ha apostillado.

Para ello, ha erigido el Acuerdo de París como el "marco de trabajo" para la transformación necesaria y que marca las reglas para su implantación.

"Necesitamos una visión de implantación unificadora que establezca reglas claras, que inspire la acción y promueva el aumento de la ambición, basada en el principio de la igualdad y con responsabilidades comunes pero diferenciadas y de acuerdo a las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales. No tenemos tiempo para negociaciones limitadoras", ha advertido.

En cuanto a los recursos, ha dicho que es necesario movilizar recursos e inversiones para combatir "con éxito" el cambio climático en cinco áreas económicas clave: la energía, ciudades, uso de la tierra, agua e industria.

De momento, según estima falta construir el 75 por ciento de las infraestructuras necesarias en 2050 y según se haga el proceso, bloqueará un futuro de altas emisiones o conducirá a un desarrollo sostenible bajo en emisiones. Por ello, asegura que Gobiernos e inversores deben apostar por la economía verde, no por la economía gris.

En concreto, ha pedido "aceptar" el precio del carbón y eliminar los subsidios dañinos a los combustibles fósiles e invertir en tecnologías limpias.

También ha instado a los líderes a tener la responsabilidad colectiva para realizar una transición justa, que asista a las comunidades más vulnerables y los países más sensibles, y a los trabajadores en los sectores tradicionales que se enfrentan a la interrupción de su sector.

Para ello, ha pedido hacer un "claro" progreso para movilizar los 100.000 millones de dólares anuales comprometidos y ha urgido a los Estado miembro a implantar "rápidamente" el reaprovisionamiento del Fondo Verde para el Clima.

Por último, ha negado que la acción climática sea un obstáculo y lo considera una oportunidad decisiva para llevar el barco y establecer un rumbo hacia un futuro mejor para todos.

"Lo que necesitamos es más una política con mayor voluntad y un liderazgo sagaz. Este es el reto por el que los líderes de nuestra generación serán juzgados. La acción climática no es el derecho para hacer es, sino que esto supone un sentido social y económico", ha concluido.

Finalmente, Guterres ha manifestado que el cambio climático es el asunto "más importante" al que se enfrenta el mundo, porque afecta al desarrollo sostenible y a la seguridad de un mundo próspero. Así, ve "difícil" comprender por qué "colectivamente" aún el mundo se mueve lentamente e incluso en la dirección incorrecta.

Por último, confía en que en la COP24 se asegure que los compromisos establecidos en París permanezcan. "Existe una increíble oportunidad de abrazar un futuro bajo en carbono y fortalecer el poder del Acuerdo de París. Debemos empezar hoy a construir el mañana que queremos. Dejemos de aumentar el reto y terminar el trabajo que el mundo nos demanda", ha concluido.