Sucesos
LO ÚLTIMO:
Detenida una empleada de hogar en Santa Cruz de Tenerife por el hurto de 25.000 euros leer

La presunta asesina de Rocío padece el síndrome del inmigrante

Pedro Apalategui, el abogado defensor de la acusada Dolores Vázquez, manifestó ayer tras reunirse con su cliente que el "temor" que tiene la familia de la joven es "totalmente infundado".

EFE, Málaga
10/feb/02 9:33 AM
Edición impresa
EFE, Málaga

Pedro Apalategui, el abogado defensor de Dolores Vázquez, acusada del asesinato de la joven Rocío Wanninkhof, manifestó ayer tras reunirse con su cliente que el "temor" que tiene la familia de la joven es "totalmente infundado".

Apalategui, que se reunió con Dolores Vázquez en su casa de Mijas declaró a los periodistas al término del encuentro que ésta se encuentra "aturdida", con los síntomas del "mal de reubicación del inmigrante", tras diecisiete meses en prisión preventiva, por lo que es "imposible" que pueda atender a los medios de comunicación.

Vázquez, que llegó a su casa tras abandonar la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaira (Sevilla), fue informada de las condiciones que establece el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en el auto, entre ellas la comparecencia semanal ante el juez y la comunicación de cualquier cambio de residencia. Sobre el posible traslado de Dolores a Betanzos (La Coruña), donde residen familiares suyos, Apalategui fue tajante al afirmar que "seguirá viviendo aquí (Mijas), tiene su arraigo, su madre y todo lo que le vincula". El abogado pidió a los portavoces de la familia de Rocío que "ubiquen en su justo lugar los apelativos de asesina" y recalcó que el TSJA ha acordado la libertad provisional bajo fianza de 30 mil euros (5 millones de pesetas) porque "no encuentra la racionalidad ni indicios", pese al veredicto de culpabilidad del jurado, que ha sido anulado. "Parece que ya se ve el norte de este proceso", señaló Apalategui, que apostilló que "se alegraría muchísimo" de que la Guardia Civil reabriera la investigación del "caso Wanninkhof" porque entiende que "no se ha investigado bien", ya que quedan por esclarecer aspectos como el cambio de ropa de Rocío, pues fue vista con una distinta de la que llevaba el cadáver.